Medio millón de jóvenes parados tendrá muy difícil emplearse según un informe

Madrid, 11 feb (EFE).- Más de medio millón de parados de entre 18 y 24 años solo tienen estudios obligatorios como máximo y no están siguiendo ningún tipo de formación, así que tendrán “serios problemas” de inserción laboral, a menos que retomen la educación, según alerta un informe de la Fundación BBVA difundido hoy.

El estudio “La formación y empleo de los jóvenes españoles” (2015), en colaboración con el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), constata que casi dos de cada tres de esos jóvenes desempleados no realiza ninguna formación en España, donde el paro de los menores de 25 años supera el 50 %.

“Las bolsas de paro juvenil de larga duración pueden convertirse en desempleo estructural y permanente, especialmente entre los menos cualificados que, en demasiados casos, siguen sin realizar esfuerzos formativos o estos resultan poco efectivos”.

Es una de las conclusiones de los autores, Lorenzo Serrano Martínez y Ángel Soler Guillén, economistas de la Universidad de Valencia e investigadores del Ivie.

El análisis constata una “escasez” de jóvenes con estudios secundarios postobligatorios, debido a la tasa de abandono educativo prematuro, que sigue siendo de las más altas de Europa, a pesar de que se ha reducido en unos diez puntos durante la crisis, hasta quedar ligeramente por debajo del 20 %.

En España, las personas de entre 16 y 34 años que han alcanzado una titulación media postobligatoria apenas suponen el 30 %, frente a una media del 45 % en la UE y más del 50 % en Alemania.

Explican los investigadores que las estimaciones sobre el mercado laboral apuntan a que la mayor parte de las oportunidades en España corresponderán a trabajadores con niveles de educación postobligatoria y especialmente con estudios superiores.

A pesar de la mejora del nivel de estudios de la población española en las últimas décadas, los jóvenes siguen mostrando unas competencias básicas “por debajo” de la mayoría de los países desarrollados.

Los universitarios menores de 30 años muestran competencias básicas por debajo de la media de los bachilleres de la OCDE.

“Un nivel mayor de competencias -argumentan- aumenta la probabilidad de participar en el mercado de trabajo (y, por tanto, la tasa de actividad), la probabilidad de empleo (y, por tanto, reduce la tasa de paro) e impulsa la productividad y los salarios”.

Recomiendan políticas activas para estos jóvenes parados, pero más eficaces.

“Las políticas de empleo -plantean- habrán de hacer más hincapié en la orientación y asesoramiento personalizados para el parado y no concentrase tanto en los subsidios directos al empleo como hasta ahora”.

Como ya sucede en otros países, donde se ha demostrado su “eficacia”, según proponen, habrá que avanzar en la posibilidad de “compatibilizar” la percepción de subsidios y salarios cuando estos últimos no alcancen cierto mínimo.

Sobre la FP dual, defienden que siga desarrollándose por sus efectos “positivos” sobre la calidad de la formación.

El análisis se basa en estadísticas oficiales (Ministerio de Educación, INE) y estudios de la OCDE sobre educación y nivel formativo de la población (PISA, Piaac), entre otras fuentes de información.

Acerca de ProfesionalesHoy 13136 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy