La CE deja a España avisos sobre reformas y ajustes ante las vulnerabilidades

Bruselas, 26 feb (EFE).- La Comisión Europea (CE) dejó hoy varios avisos a España sobre lo que espera de ella ante la próxima ronda de reformas y ajustes en primavera, al alertar de las vulnerabilidades de la economía española y del riesgo de “una desaceleración” de la agenda de medidas preventivas y correctivas.

La CE pretende que su informe de 2016 sobre España sirva de “guía” al Gobierno español en la elaboración de su programa de estabilidad y el plan nacional de reformas que debe entregar en abril, con independencia de si se ha formado ya un nuevo Ejecutivo o o se convocan elecciones.

En marzo la Comisión abordará con España este informe de 108 páginas que analiza el cumplimiento de las recomendaciones que le hizo el año pasado y la situación de la economía en general, y recoge también un examen exhaustivo sobre los desequilibrios macroeconómicos que padece el país.

En medio de las negociaciones para la formación de un Gobierno, y aunque la CE no se pronuncia sobre la incertidumbre política en España, el informe deja claro los puntos débiles y fuertes de la economía española y las recetas que Bruselas espera tanto para aminorarlos como para acentuarlos.

El Ejecutivo comunitario reitera que existen “riesgos de sobreestimación” de las perspectivas de crecimiento, después de que la economía cerrara 2015 con un avance del 3,2 % del PIB.

Cree que la economía puede verse afectada negativamente por una ralentización más pronunciada de lo previsto en algunas economías emergentes y “una desaceleración” en la agenda de reformas en 2015.

En el lado positivo, la CE reconoce que en los últimos años la economía ha experimentado un cambio de tendencia significativo, gracias, entre otras cosas, a las reformas desarrolladas en respuesta a la crisis por parte del Gobierno en funciones.

Destaca que las reformas del mercado laboral “han aumentado la capacidad de reacción del empleo al crecimiento” y se espera que el empleo haya aumentado un 3 % en 2015, “gracias a la moderación salarial y al aumento de la flexibilidad introducida por las reformas del mercado laboral en años anteriores”.

No en vano, aunque el desempleo disminuyó “a un ritmo récord” el año pasado, sigue estando entre los más elevados de la UE, por encima del 20 %.

Entre los avances en el plano laboral, la CE destaca el último marco sobre convenios de negociación colectiva, un “paso adelante en la fijación de los salarios”, y “pasos positivos” en el ámbito de las políticas activas.

La CE recalca además que la mejora de las condiciones del mercado laboral a lo largo de 2013 y 2014 “no se ha traducido en una mejora de los indicadores sociales”, y existe un “marcado aumento de la proporción de población en riesgo de pobreza y en riesgo de pobreza o exclusión social” a raíz de la crisis.

Bruselas achaca además a España que no tomara medidas “decididas” para fomentar la participación en el mercado laboral y la movilidad regional, o para racionalizar los regímenes de renta mínima.

La Comisión ve que España avanza en el ajuste de los desequilibrios, pero “sigue siendo problemático garantizar una senda equilibrada, duradera e integradora del crecimiento a largo plazo”.

Ello hace que España sea aún “vulnerable a las perturbaciones”, sentencia, en particular por la elevada deuda pública y privada, que se refleja en el altísimo nivel de pasivos externos netos.

El país está así expuesto “a riesgos derivados de fluctuaciones de la confianza en el mercado”.

La Comisión también subraya el “escaso incremento de la productividad” y que los resultados de España en materia de innovación e intensidad de I+D “siguen empeorando.

En el campo de las finanzas públicas, Bruselas afirma que “los avances (…) han sido escasos”, aunque se han adoptado algunas medidas para aumentar la transparencia en las Comunidades Autónomas.

Pero, señala, se han tomado solo algunas iniciativas destinadas a mejorar la relación coste-eficacia del sector sanitario y racionalizar el gasto farmacéutico hospitalario, añade.

También recalca la CE que el déficit de las Administraciones Públicas disminuye esencialmente en un contexto de crecimiento dinámico, y lamenta que, pese a existir herramientas para evitar y corregir las desviaciones mediante la Ley de Estabilidad de 2012, España no haya aplicado “ninguna de las medidas preventivas”, pese a las recomendaciones de la Autoridad Fiscal Independiente.

En cuanto a la Autoridad Fiscal Independiente, la CE ve algunos aspectos del marco regulador que “obstaculizan su papel como entidad de supervisión”, entre otras cosas porque no se exige a los destinatarios de las recomendaciones que expliquen públicamente los motivos para no tomarlas en consideración.

Acerca de ProfesionalesHoy 12538 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy