Los embargos caen un 15,5 % en 2015, también en viviendas habituales

Madrid, 3 mar (EFE).- Las ejecuciones hipotecarias -o embargo de una propiedad para su venta tras el impago de una hipoteca- disminuyeron un 15,5 % al cierre de 2015 hasta situarse en las 101.820, de las cuales 30.334 fueron sobre viviendas habituales, un 13 % menos que en el periodo anterior.

A pesar de que el cuarto trimestre del año acabó con un 16,2 % más de ejecuciones (22.540) respecto a los meses anteriores, los embargos se redujeron considerablemente (un 27,8 % menos) en relación al mismo periodo de 2014, según datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Del total de ejecuciones certificadas en 2015, 96.760 eran fincas urbanas, un 15,8 % menos que el año anterior, mientras que las 5.060 restantes eran rústicas (un 10,7 % menos).

Entre las urbanas, seis de cada diez (el 61,81 %) eran viviendas, un 15,1 % menos que en 2014; de ellas 38.943 correspondían a particulares (un 13,3 %) y 20.865 de empresas.

En el caso de las viviendas de particulares embargadas, casi el 80 % (30.334) eran el domicilio habitual de los propietarios, un 13 % menos que el año anterior.

Con respecto al estado de los inmuebles, las viviendas usadas generaron el mayor porcentaje de embargos, un 86,3 % (51.625), aunque también registran un descenso de 12,7 % con respecto a 2014.

Por su parte, las nuevas viviendas tuvieron la mayor caída anual (27,7 %) con 8.183 ejecuciones en los últimos doce meses.

Además, según señala el INE, el 59 % de los procesos de embargo iniciados sobre viviendas en 2015 corresponden a hipotecas inscritas entre 2005 y 2008, un periodo en el que, dicen los expertos, los criterios de riesgo de los bancos fueron más laxos.

Y añaden que si bien se ha dejado atrás los grandes descalabros de ejercicios anteriores, conviene prestar atención a la evolución del indicador -especialmente en el caso de las viviendas habituales-, puesto que en 2016 seguirán ejecutándose embargos, aunque a un ritmo menor.

Tomando como referencia las hipotecas del periodo 2003-2014, el 0,75 % de ellas iniciaron un proceso de embargo en 2015.

La estadística también recoge las ejecuciones a propiedades urbanas que no son viviendas -locales, garajes, trasteros, oficinas y naves-, que en el último año se redujeron un 14,9 % (32.751), así como a solares, que también bajaron el 29,6 %.

Por comunidades autónomas, Andalucía (28.126), Comunidad Valenciana (17.548) y Cataluña (16.548) fueron las más afectadas en el total de fincas, mientras que La Rioja (539), Comunidad Foral de Navarra (566) y País Vasco (625), registraron la menor parte de los casos.

Respecto a las tasas trimestrales, en el último periodo del año se produjeron 21.354 embargos sobre fincas urbanas y 1.186 en rústicas, un 16,4 % y un 12 % más que en el tercer trimestre de 2015, respectivamente.

Mientras que se alcanzaron las 8.978 ejecuciones sobre viviendas de particulares, un 18,3 % más que entre julio y septiembre; de ellas 6.898 eran el domicilio habitual del embargado (el 15,7 % más que en el periodo anterior).

En función del total de viviendas familiares existentes en España en el cuarto trimestre de 2014 (18.395.100), el 0,037 % iniciaron una ejecución hipotecaria en este periodo.

Según el estado, el 85,3 % de los embargos producidos en el cuarto trimestre corresponden a viejas construcciones, y sólo el 14,7 % a nuevas viviendas.

Las comunidades con mayor número de certificaciones por ejecución sobre el total de fincas fueron Andalucía (5.723), Comunidad Valenciana (4.011) y Cataluña (3.475); Navarra (112), País Vasco (137) y La Rioja (176) también registraron en este periodo el menor número de embargos, afianzando así la tendencia bajista del 2015.

Acerca de ProfesionalesHoy 14531 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy