Última hora

Méndez dice que ni en los malos momentos le pidieron que dimitiera en UGT

Madrid, 5 mar (EFE).- El líder de UGT, Cándido Méndez, dice que los problemas le estimulan y admite que en los 22 años al frente del sindicato hubo “buenos y malos momentos” pero que sus compañeros nunca le pidieron que dimitiera, al contrario, le reconocieron su “aguante” en situaciones difíciles y le instaron a seguir.

En una entrevista con Efe, y a cuatro días de que se inicie el 42 Congreso Confederal que supondrá su relevo, Méndez hace balance y defiende la “contundencia” con la que ha actuado la organización ante los casos judiciales que le han salpicado, pero sobre todo la transparencia en la gestión desarrollada en los tres últimos años.

“Hemos tomado muy buena nota y desde hace tres años publicamos las cuentas, la evolución de los afiliados, el presupuesto y la relación de todos los programas a los que tenemos acceso de las administraciones públicas”, relata tras reconocer que el caso de los ERE, de los fondos para la formación o de las tarjetas “black” de Caja Madrid forman parte de “las sombras” de la organización.

Méndez hace hincapié en la firmeza con la que ha actuado el sindicato y asegura que en UGT nunca se ha mantenido en el cargo a personas imputadas. “Han dimitido antes”, afirma.

No obstante, también se queja de la “ofensiva mediática” contra UGT que ha sobredimensionado los errores del sindicato y que dice que comenzó en 2003 cuando la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, cuestionó la figura del liberado sindical.

Mirando hacia el futuro, Méndez valora que en el 42 Congreso, el del “cambio integral”, UGT se convertirá en la única organización de España que va a incorporar a tres personas ajenas al sindicato y de reconocido prestigio a una comisión de seguimiento del código ético.

Pero este 42 Congreso tendrá también como novedad la presencia de tres candidatos, de cohortes generacionales distintas, con propuestas diferentes pero que coinciden en pedir una UGT más creíble, más transparente y con más calidad democrática.

“Que haya tres candidatos me tranquiliza, eso significa que en UGT hay patrimonio humano y capacidad de renovación. Lo contrario hubiera sido interpretado como un dedazo”, explica.

En su opinión, que existan tres miradas distintas sobre la realidad del sindicato es bueno e incide en que “lo importante es que cuando se cierre el congreso, y se cante la Internacional, todos a uno se apresten a luchar por la clase trabajadora”.

Quiere dejar claro que no hay tensión, ni corrientes de oficialistas y críticos, y asegura que él no se ha decantado por ninguno de los aspirantes y que desde un principio se ha mantenido al margen.

Al futuro secretario general le aconseja ante todo que sea humilde, ya que todavía recuerda “la dosis de humildad” que tuvo que aplicarse cuando asumió el liderazgo del sindicato a nivel nacional, algo muy distinto a gestionar una federación territorial o sectorial.

Méndez también da la bienvenida a las peticiones por parte de los tres candidatos de una gestión más transparente, lo que no cree que ponga en entredicho su labor al frente del sindicato, aunque considera que son declaraciones de principios que después tendrán que concretar.

Otra propuesta que habrá que debatir en el Congreso es la referida a la convocatoria de elecciones primarias o voto directo del militante para elegir al secretario general.

El todavía líder de UGT dice con ironía que él, que lleva 22 años en el cargo, no es la persona más indicada para hablar de este asunto, si bien estima que este tipo de proceso es más aplicable a partidos políticos, que tienen una militancia menos numerosa, que a organizaciones sindicales como UGT, que cuenta con cerca de 929.000 afiliados.

Además, recuerda que en Europa no hay ningún sindicato que tenga implantado el sistema de elecciones primarias, aunque pide que sus planteamientos no se interpreten como “matices” a la propuesta de primarias y exige que no se saquen conclusiones que menoscaben el actual funcionamiento democrático de UGT.

“No quiero entrar en ese debate y menos a las puertas de un congreso donde los protagonistas son los 601 delegados”, señala, para después defender que el procedimiento de elección de esos delegados, que luego toman las decisiones en el congreso confederal, es “impecable” .

Sobre la opinión de uno de los candidatos mejor posicionados, el secretario general de UGT Cataluña, Josep Álvarez, que siempre se ha mostrado a favor del derecho a decidir de los catalanes, Méndez recuerda que “UGT, en su conjunto, no es partidaria del derecho de autodeterminación” y no cree que esa posición se vaya a alterar.

Méndez se muestra optimista sobre el futuro del sindicato y mira sin amargura el pasado, ya que a pesar de los sinsabores asegura haber tenido una “trayectoria salpicada de situaciones agradables” como han sido las visitas a las empresas.

Explica que en esas visitas a las fábricas nunca hubo momentos de tensión y sí interés por parte de los trabajadores en conocer de primera mano lo que estaba ocurriendo en el sindicato.

Y en esas reuniones, dice, fue donde consiguió devolver “la tranquilidad” a las bases.

Acerca de ProfesionalesHoy (12135 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy