El precio frena el uso del agua depurada, tres veces menor a lo proyectado

Madrid, 4 abr (EFE).- El precio es la principal barrera para el uso del agua reutilizada en España: 400 hectómetros cúbicos anuales que están muy lejos de los 1.200 proyectados por la Administración para 2015, explican a Efe las patronales de empresas de suministro de agua y de los regantes.

Los volúmenes de reutilización de agua más actualizados y fiables son los contenidos en los planes hidrológicos, que sitúan la cifra de agua regenerada en unos 400 hectómetros cúbicos anuales, indican a EFE fuentes del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

En 2007, fecha de aprobación del Plan Nacional de Calidad de las Aguas: Saneamiento y Depuración, el Ministerio estableció que para 2015 se alcanzaran los 1.200 hectómetros cúbicos/año, multiplicando por seis la cantidad existente en aquel entonces (200 Hm3).

Tomando como referencia la cifra del volumen de aguas residuales urbanas de 3.500 Hm3/año, el Ministerio calcula que hoy se reutiliza un 11 % para toda España.

Tres cuartas partes del agua regenerada se destina a la agricultura, el 12 % al riego de campos de golf y jardines, y el 4 % a recarga de acuíferos, entre otros usos, según los últimos datos disponibles.

Los mencionados 400 Hm3 superan “con creces” la de otros países que también tienen una reutilización “significativa” en Europa, coinciden en afirmar las fuentes ministeriales y los presidentes de la Federación Nacional de Regantes y de la Asociación Española de Abastecimiento y Saneamiento de Agua, Andrés del Campo, y Fernando Morcillo, respectivamente.

En una entrevista con EFE, Del Campo y Morcillo apuntan a que una de las principales barreras para el crecimiento de este recurso natural es su alto coste, aunque sea entre un tercio y un 50 % más barato con respecto al agua desalada.

A pesar de ello, subrayan, España se sitúa en el primer puesto de la Unión Europea, que actualmente estudia la posibilidad de elaborar una legislación común o guía para unificar las prácticas.

Entre otras cuestiones hay que aclarar qué usos, requisitos mínimos y qué trazabilidad tiene este agua: “Que no se entienda por reutilización cosas que no son”, remarca el presidente de AEAS.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, junto a la Comisión Europea y Malta, lidera un grupo europeo de trabajo y organizará este año una jornada para debatir cómo mejorar la defensa de los intereses del país en su regulación.

En palabras de Fernando Morcillo, “existe un interés importante del sector, porque somos pioneros, tenemos experiencia y somos el principal país usuario. Queremos llevar la voz cantante junto a Malta (un país muy afectado por la sequía)”.

España y resto de países mediterráneos son los más demandantes del agua regenerada por sus irregulares regímenes pluviométricos y usan esta vía como una garantía de suministro en época de sequía o escasez de agua.

El 54 % del total de agua regenerada acaba en cultivos de Murcia y de la Comunidad Valenciana, explica Del Campo, que lamenta que los agricultores abonen costes de depuración que -a su juicio- son responsabilidad de las ciudades. “Debe aplicarse el principio de que quien contamine, pague”.

Según los datos de Fenacore, a partir de información estadística del Ministerio, las demarcaciones hidrográficas con un mayor uso de agua regenerada son: Segura (84,70 Hm3/año); Júcar (77,8); cuencas mediterráneas andaluzas (27,4); Baleares (22,5); Guadalquivir (15,4); Gran Canaria (11,8) y Tajo, con 10 hectómetros cúbicos anuales.

En el caso del sector industrial, la utilización es también baja, alrededor del 4 %,

Una explicación puede ser la escasa repercusión que para la mayor parte de las industrias tiene el consumo de la materia prima agua en sus costes finales, dado el elevado valor añadido de su proceso, lo que no favorece una actitud ahorradora.

El próximo mes de mayo la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento y la Asociación Española de Desalación y Reutilización organizarán una jornada en la sede del CEDEX para abordar los avances tecnológicos de la reutilización y los pasos a seguir en su regulación a nivel europeo.

El proceso de la reutilización empieza con la llegada de las aguas residuales a la depuradora, donde se filtran las sustancias de desecho, después pasa a unas piscinas (decantadores) en donde se separan los detritus por medios físicos y biológicos y, finalmente, los fangos se tratan en otras plantas para convertirlos en abonos y fertilizantes (fundamentalmente fósforo y nitrógeno).

Acerca de ProfesionalesHoy 13579 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy