La banca pide dar por concluido el proceso de regulación post crisis

Madrid, 20 abr (EFE).- El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha dicho hoy que es necesario dar por concluido el proceso regulatorio post crisis, “que no parece tener fin”, ya que la banca necesita un marco estable y predecible y una supervisión transparente en su actuación más discrecional.

“Es hora de poner punto final a este ciclo regulatorio, comenzar a evaluar su impacto global sobre la industria y pulir el nuevo marco de sus consecuencias indeseadas”, ha manifestado Roldán durante el XXIII Encuentro del Sector Financiero, organizado por Deloitte, ABC y la Sociedad de Tasación.

Y es que según ha manifestado Roldán, la incertidumbre regulatoria es uno factores que dificultan que la banca española pueda alcanzar la rentabilidad exigida por los accionistas, un hecho al que se unen los bajos tipos de interés.

Igualmente, Roldán, que no obstante, ha destacado el avance que ha experimentado el sector financiero español en los últimos años, ha añadido que para mantener dicha mejora también “es imprescindible que la economía se mantenga en un ciclo alcista durante varios años más”, y para ello, precisa de estabilidad política y de una gestión económica que permita corregir sus desequilibrios.

“La banca española está en disposición de seguir liderando de manera global un modelo de negocio ejemplar que siente las bases de una industria fuerte y solvente, que pueda cumplir durante un largo periodo de tiempo con su función esencial de financiar a empresas y familias y de aquellos otros países donde opera”. “Nada más ni nada menos este es nuestro desafío”, ha indicado.

Durante su discurso, Roldán ha insistido en el elemento más relevante para mantener la visión optimista sobre el sector financiero es que se normalicen los tipos de interés.

“No podemos ignorar la paradoja que supone el actual entorno de tipos de interés bajos para los bancos”, ya que por una parte, se les exige prudencia, pero por otra, la política monetaria les incentiva a asumir más riesgo, “lo que resulta contradictorio y, por qué no decirlo, desconcertante”.

Este entorno de tipos puede además llevar inherente, para algunos bancos con problemas en su modelo de negocio, la tentación “de una huida hacia adelante”, es decir, que se encuentren tentadas de asumir riesgos de crédito sin un adecuado control del mismo.

Ante estos peligros, la respuesta adecuada no debe ser aumentar las exigencias a todo el sector, sino emplear instrumentos tradicionales de supervisión.

Es decir, es responsabilidad del supervisor, del Mecanismo Único de Supervisión, actuar cuando los gestores de un banco concreto siguen políticas comerciales y de gestión de riesgo erróneas, ha añadido Roldán, que también ha pedido un cambio de regulación en el entorno digital.

Este nuevo entorno regulatorio debería tener en cuenta varios aspectos como la lucha contra el blanqueo o la protección del inversor, según Roldán, que también ve fundamental que se extiendan las garantías actuales para el cliente a ese nuevo mundo financiero de internet.

Por último, Roldán ha hecho referencia a los servicios auxiliares que ofrecen los bancos en cualquier transacción, que dan seguridad y de confianza al cliente.

Aunque ha recordado que en el pasado el coste de esos servicios para los bancos se subsumía en otros costes y se recuperaba en los márgenes de intereses, en la próxima década, su cobro “será la norma”.

Acerca de ProfesionalesHoy 14906 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy