Bangladesh sigue lleno de “Rana Plazas” tras tres años de reformas del textil

Dacca, 24 abr (EFE).- Tres años después del mayor siniestro de la historia de su industria textil, Bangladesh sigue inmerso en un proceso de reforma para lograr mayor seguridad en las fábricas, que avanza con gran retraso entre disputas por precios y costes entre propietarios locales y compradores extranjeros.

La reforma del textil propiciada por el derrumbe en 2013 de un complejo de fábricas con millares de muertos y heridos se traduce hoy en pocos avances en la seguridad de los edificios, con las empresas internacionales pasando la bola a los fabricantes locales, éstos amparándose en la falta de liquidez y los trabajadores como principales víctimas.

En la mañana del 24 de abril de 2013 un complejo de nueve plantas con talleres que producían para varias firmas multinacionales, conocido como Rana Plaza, se derrumbó en las afueras de Dacca causando la muerte a más de 1.130 trabajadores y heridas a unos 2.500.

El derrumbe puso una lupa gigante sobre el sector más boyante de Bangladesh, que en el curso fiscal 2014-15 generó 25.500 millones de dólares en exportaciones, el 81 % del total, y dio lugar a un periodo de ímpetu reformista entre los principales actores de la industria.

Se doblaron los salarios mínimos, se enmendó la ley laboral, se aprobó un fondo de compensación y se lanzaron tres planes de supervisión de fábricas.

No obstante, el vicepresidente de la mayor patronal textil (BGMEA), Faruque Hasan, admitió a Efe que tres años después el número de fábricas que cumplen con los requisitos es “limitado”, aunque aseguró no estar “preocupado” pues “las cosas están cambiando a pesar del desafío”.

A finales de 2015 se completaron inspecciones en las casi 3.500 fábricas exportadoras del país.

Pero solo 26 talleres han superado satisfactoriamente las reformas de seguridad aprobadas en planes de viabilidad, según los informes más recientes de Alliance y Accord, entes supervisores que engloban respectivamente a aquellas fábricas que producen para marcas norteamericanas y europeas.

Hasan argumentó que los empresarios se están topando con problemas para acceder a créditos blandos para costear arreglos en los ámbitos de seguridad estructural, eléctrica y antiincendios, que oscilan entre cinco y 50 millones de takas (entre 63.700 y 637.000 dólares).

Un banquero dijo a Efe bajo anonimato que tras llegar a acuerdos para ofrecer préstamos ventajistas, el sector bancario endureció la concesión de los mismos al comprobar que muchos patrones textiles querían utilizar esa liquidez para refinanciar otros créditos en lugar de para reformas exclusivamente.

El responsable de la BGMEA refutó las alegaciones, pero no escondió fricciones entre el empresariado local y los responsables de las grandes firmas de ropa para fijar los precios en un mercado cada vez más competitivo en el que están irrumpiendo países emergentes del Sudeste Asiático e incluso África.

“Los precios han bajado en los últimos quince años”, lamentó aludiendo a factores como la fortaleza de la moneda nacional (taka) frente a divisas internacionales con que se compra el producto bangladesí.

En privado, los compradores extranjeros señalan que es responsabilidad única de los propietarios convertir sus fábricas en espacios seguros y éstos, por su parte, se quejan de que la omnipresente amenaza de deslocalización les obligue a reducir costes por todos lados y reclaman un precio más justo por la ropa.

El reloj avanza y 2018, fecha que los actores occidentales contemplaban como final para la hoja de ruta, está prácticamente descartada en el sector.

“Algunas factorías necesitarán reubicarse, otras están teniendo problemas de financiación. Han comenzado las tareas de remedio y carecen de liquidez”, subrayó Hasan.

En medio de esta disputa y ante el temor a la proliferación de reivindicaciones aparece un gran afectado: el trabajador, según sintetizó a Efe Alonzo Glenn Suson, director en Bangladesh del Centro de Solidaridad, ONG defensora de los derechos de los obreros.

“Queda mucho por hacer. Hace falta verdadera voluntad política por parte del Gobierno”, subrayó, para añadir que en 2015 se invirtió la tendencia de creación de sindicatos.

El pasado año se denegaron, en concreto, tres veces más licencias de las aprobadas en un sector donde ni siquiera el 10 % de las fábricas tienen actualmente representación sindical.

Igor G. Barbero

Acerca de ProfesionalesHoy 16753 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy