Draghi: no puedo ni quiero creer que los británicos voten por salir de la UE

Berlín, 28 abr (EFE).- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, advirtió hoy a los británicos de que si deciden en su referéndum abandonar la UE “perderán todas las ventajas del mercado común”; “no puedo ni quiero creer que voten por una salida”, afirma en una entrevista con el diario alemán “Bild”.

Draghi se muestra convencido de que la fortaleza de Europa es mayor si permanece unida y aboga por hacer frente a los movimientos “nacionalistas y aislacionistas”.

En la entrevista, el presidente del BCE defiende su política de tipos bajos de interés y rechaza que el “dinero barato” fomente que algunos gobiernos, como el italiano o el francés, se aparten de reformas impopulares.

“La mayoría de los gobiernos se mueven, aunque demasiado lentamente para mi juicio”, apunta Draghi para añadir que, además, “sería antidemocrático que un banco central dictara algo a un gobierno elegido”.

Ante recientes críticas de destacados miembros del Ejecutivo alemán, como el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, que denunció que su política de tipos daña a los ahorradores y ha reforzado a fuerzas populistas como Alternativa para Alemania (AfD), señala que es consciente de la situación de los ahorradores, pero alerta de las consecuencias de la “alternativa”.

“Si subimos los tipos de interés ahora es malo para la economía, provocaría inflación y recesión y subiría el desempleo”, alerta el presidente del BCE, que insiste en la necesidad de elevar la inflación y robustecer el crecimiento.

Destaca además los beneficios de los bajos tipos para muchas empresas y también para muchas personas interesadas, por ejemplo, en comprar una vivienda y recuerda que el ahorrador no sólo tiene la opción de guardar su dinero en una cartilla de ahorros.

Draghi asegura que su actuación no tiene nada que ver con su nacionalidad italiana -“algo que no interesa a nadie en el mundo salvo a los medios alemanes”, dice- y se muestra convencido de que cualquier otro presidente del BCE actuaría como él en estos momentos.

Para ver los efectos de su política, que aspira a acercar la inflación al 2 % del Producto Interior Bruto (PIB), pide “paciencia”, ya que la situación de partida, recuerda, fue la peor crisis desde la II Guerra Mundial.

Los tipos volverán a subir “cuando la economía crezca de nuevo con fuerza y la inflación se acerca a nuestro objetivo”, reitera.

Sobre la situación económica de Grecia, reconoce que el último año fue para el país un “revés”, pero subraya que ahora todo el mundo es consciente de que sin reformas no hay crecimiento y estima que en los últimos meses se ha hecho mucho.

En su opinión, el problema de Grecia tiene poco que ver con la moneda única, aunque apunta que “quién pertenece a la eurozona y quién no, no lo decide el BCE, sino los Estados miembros”.

Acerca de ProfesionalesHoy 14514 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy