Suzuki reconoce medición irregular del combustible sin alterar resultado

Tokio, 18 may (EFE).- El fabricante nipón Suzuki Motor admitió hoy que utilizó un método irregular para medir el gasto de combustible de 16 de sus modelos de vehículos, aunque esta práctica no afectó a los datos finales de eficiencia energética de los mismos.

Así lo anunció hoy el presidente de la compañía, Toshihiro Suzuki, en una rueda de prensa convocada en el Ministerio nipón de Transporte, tras llevar a cabo una investigación interna a petición de las autoridades niponas a raíz del escándalo de falseo de datos de consumo protagonizado por la también nipona Mitsubishi Motors.

A diferencia del caso de Mitsubishi, las irregularidades detectadas por Suzuki “no afectan a los datos de consumo de combustible” con los que fueron comercializados los vehículos y no incluyen la manipulación de determinados parámetros en las pruebas de eficiencia energética, afirmó el directivo de la empresa.

Suzuki llevó a cabo mediciones de consumo de combustible que no se ajustaban plenamente a los estándares nipones sobre resistencia aerodinámica, lo que afecta a unos 2,1 millones de automóviles comercializados únicamente en el país asiático desde 2010.

“Creemos que no ha habido problemas en otros mercados, ya que los automóviles exportados realizan las pruebas según las distintas reglas que exige cada autoridad, por ejemplo en la India y en la Unión Europea”, destacó Suzuki.

“Consideramos que no hubo ninguna intención de falsificar los datos”, añadió el directivo del cuarto fabricante de vehículos por ventas de Japón.

Las irregularidades afectan a ocho modelos de minivehículos (aquellos con motores de menos de 660 centímetros cúbicos) y a otros ocho de automóviles de otro tipo.

Tras detectar que las pruebas de conducción de sus vehículos no cumplían todas las exigencias de la normativa nipona, Suzuki llevó a cabo nuevas pruebas y comprobó que los datos finales sobre consumo de combustible y de emisiones de gases contaminantes no resultaron alterados.

A raíz del escándalo de Mitsubishi Motors, que manipuló los datos de consumo de combustible de al menos 625.000 de sus minivehículos, el Gobierno nipón solicitó a todas las empresas del sector que realizaran investigaciones internas para detectar posibles casos similares.

Tras conocerse que Suzuki iba a presentar hoy su informe correspondiente y que éste podría incluir irregularidades, las acciones de la empresa llegaron a perder un 15 por ciento de su valor en la Bolsa de Tokio, aunque esta caída se moderó y terminó en el 9,36 por ciento.

Acerca de ProfesionalesHoy 12995 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy