Italia crecerá más despacio que el resto de países del euro, según el FMI

Roma, 23 may (EFE).- El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló hoy que la economía italiana “ha comenzado a recuperarse” tras la crisis, si bien lo hace aún “modestamente” y prevé que lo hará a menor ritmo que el resto de países que comparten el euro.

La institución internacional publicó este lunes un informe sobre la situación económica del país, en el que revisa ligeramente al alza la previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) para este 2016, cuando pasará del 1 % estimado previamente al 1,1 %.

Para los años 2017 y 2018, el FMI considera que crecerá al ritmo del 1,25 %.

En el documento se destaca entre otros aspectos que las condiciones del mercado laboral en Italia han registrado “una mejoría gradual” y que los créditos morosos que acumula la banca “parece estar en proceso de estabilización”.

El responsable del informe, Rishi Goyal, explicó en rueda de prensa que esto implica que “la economía italiana ha comenzado a recuperarse”, lo que supone “una óptima noticia”, pero dijo que lo hará más lentamente que la mayoría de países de la moneda única.

“Los países de la zona del euro probablemente crecerán de manera más rápida. Habrá una desviación creciente en términos directos entre Italia y los países que crecerán a mayor velocidad”, señaló Goyal, aludiendo a los riesgos vinculados a la recuperación.

El FMI estima que Italia no regresará a los niveles macroeconómicos previos a la crisis, tomando 2007 como referencia, hasta la mitad de la década de 2020.

En este proceso de recuperación económica emergen diversos riesgos para Italia, revisados a la baja, como la volatilidad de los mercados financieros, la hipotética salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), la crisis de refugiados o la ralentización de las actividades comerciales a escala mundial.

El FMI destacó el “impresionante” programa de reformas que ha impulsado el Gobierno de Matteo Renzi desde su llegada al Ejecutivo, en febrero de 2014, sobre todo las relativas al sector institucional, fiscal, laboral y de la Administración Pública.

No obstante, en el informe se insiste en que es “indispensable” que “estos esfuerzos sean ampliados y completados”, aprovechándose del comienzo de la recuperación económica y del contexto favorable propiciado actualmente por los bajos tipos de interés.

Con el objetivo de “contribuir a estimular el crecimiento”, la institución recomienda emprender reformas de calado en tres sectores prioritarios: en el mercado de bienes y servicios, en la Administración Pública y en la contratación colectiva.

La reforma laboral de Renzi “ha provocado cambios significativos en el mercado del trabajo”, al reducir la segmentación y las dualismos, pero el FMI considera que la atención debería centrarse ahora en modernizar el sistema de contratación colectiva.

Goyal insistió en que Italia “tiene ahora la oportunidad de pisar el acelerador y llevar a cabo más reformas para alimentar el crecimiento y reducir su deuda”, si bien calificó esto último de “difícil”.

Quizá el aspecto que el informe tiene más en consideración es la situación del sector bancario italiano, que atraviesa por una época convulsa debido a las dudas que suscita entre los inversores la ingente cantidad de créditos morosos que acumula.

El FMI recomendó la adopción de “medidas prudenciales” para resolver este problema y apuntó que “una intensa actividad de vigilancia de la gestión interna de los bancos a favor de la resolución de los créditos morosos debería incluir un análisis periódico de estos productos”.

También instó a “vigilar y controlar” las cuentas de estas instituciones y su rentabilidad, a proteger a los inversores y a prevenir prácticas irregulares de venta a los clientes minoristas, reforzando el sistema de protección jurídica e incrementando la calidad de la información.

En este mismo sentido el Fondo aplaudió el mecanismo “Atlante”, creado por el Gobierno para ayudar a los bancos en apuros y que, según Goyal, ayudará a “reducir el riesgo sistémico y a mejorar la estabilidad” del sector bancario.

Por último, la institución insistió en la necesidad de “reforzar la sostenibilidad fiscal” y en la importancia de que la política presupuestaria del Gobierno continúe vinculada a “un ambicioso recorrido de consolidación a medio plazo, apoyado por políticas a favor del crecimiento” y reducción de la deuda pública.

Acerca de ProfesionalesHoy 16800 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy