Grecia espera que el acuerdo en el Eurogrupo devuelva liquidez al mercado

Atenas, 25 may (EFE).- El Gobierno griego espera que el acuerdo alcanzado esta madrugada en el Eurogrupo para el desembolso de 10.300 millones de euros y el alivio de la deuda sirvan para inyectar liquidez en el mercado y recuperar la confianza de los inversores.

El acuerdo “nos permite ser optimistas de que el círculo vicioso” de recesión y recortes toca fin, y que con el regreso de los inversores la economía del país entrará en “un círculo virtuoso”, dijo el ministro de Finanzas griego, Euclides Tsakalotos, al terminar esta madrugada el Eurogrupo tras una sesión que duró casi once horas.

Además de haber conseguido por fin abrir -aunque modestamente- el capítulo del alivio de la deuda, lo que no parecía tan posible habida cuenta del rifirrafe entre el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Gobierno alemán, para Grecia lo más importante es que por primera vez obtendrá fondos que irán a parar de alguna manera al mercado.

Según resaltó el ministerio de Finanzas en un comunicado, de los 7.500 millones que Grecia obtendrá ya en junio, 3.500 se destinarán al pago de atrasos del Estado.

Serán 700 millones de euros al mes hasta octubre que irán al mercado, recalcó el ministerio.

Esto servirá para “mitigar en parte algunas de las medidas recesivas que hemos tenido que tomar”, afirmó Tsakalotos a medios griegos desde Bruselas.

A finales de marzo, los atrasos del Estado ascendían a 5.570 millones de euros, de los que la mayor parte (más de 4.000 millones) correspondían a deudas con la seguridad social y los hospitales.

Hasta ahora prácticamente todo el dinero que ha recibido Grecia -con excepción de los fondos obtenidos para la recapitalización de la banca- ha ido íntegramente a devolver los rescates.

En resumen, Grecia ha pedido dinero para devolver ese mismo dinero y los intereses correspondientes.

Según cálculos del portal económico griego capital.gr, Grecia pagó entre 2010 y 2015 un total de 240.000 millones de euros entre amortización de deuda (136.881 millones), intereses de la misma (58.619 millones) y recapitalización de los bancos (45.000 millones).

Eso condujo a que para hacer frente a estas obligaciones el Gobierno heleno aumentó el déficit en 5.300 millones en cinco años.

Ahora podrá destinar algo de los fondos a otros efectos, lo que ha llevado al Gobierno a calificar esa parte del acuerdo como una de las más importantes.

Respecto a la reestructuración de la deuda, el ministerio de Finanzas ha hecho especial hincapié en que el acuerdo alcanzado contempla que a medio plazo, es decir, finalizado el tercer rescate en julio de 2018, prevé que los intereses y la amortización de la deuda no deban superar el 15 % del PIB del país; y el 20 % en un futuro posterior.

Según ha insistido Atenas, este porcentaje es inferior al que tienen otros países con características económicas similares, y además reduce las necesidades de financiación del país para los próximos años.

Aunque el acuerdo sobre la deuda es todavía impreciso y la ampliación de los plazos de vencimiento a corto plazo no es grande (de 28 a 32 años), para el Gobierno de Alexis Tsipras el mero hecho de por fin poder haber abierto este capítulo es motivo de satisfacción suficiente.

“Es un momento importante para Grecia después de tanto tiempo”, dijo Tsakalotos.

La lectura por parte del principal partido de la oposición, la conservadora Nueva Democracia, firmante del segundo rescate, fue de naturaleza distinta.

En un comunicado, el partido liderado por Kyriakos Mitsotakis culpó al Gobierno de haber tardado siete meses en cerrar las negociaciones con los acreedores, lo que ha llevado a que tuviera que aplicar medidas “muy duras” para el país ya que con cada mes de atraso iban subiendo las deudas.

Nueva Democracia calificó además de “humillantes” algunas de las obligaciones firmadas por Tsipras, como el nuevo ‘superfondo’ de privatizaciones y el mecanismo automático de recortes para el caso de que el Estado se desvíe de sus objetivos fiscales.

La decisión sobre la deuda es además muy imprecisa, pues se refiere a un futuro, “a diferencia de las medidas de recorte que son una realidad”, añadió Nueva Democracia.

El mercado de deuda acogió, en cambio, positivamente, la decisión, y el bono a diez años descendió por primera vez en seis meses por debajo de la barrera psicológica del 7 %.

Acerca de ProfesionalesHoy 15795 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy