Eurocloudexpo

Última hora

Terrorismo y ralentización económica centran la cumbre del G7

Ise (Japón), 25 may (EFE).- Los líderes del G7 aspiran a aprobar un plan de acción contra el terrorismo y una estrategia para reactivar el crecimiento económico durante la cumbre que se celebrará mañana y el viernes en el parque natural de Ise-Shima (centro de Japón).

Estos dos puntos encabezan la agenda del encuentro anual de los dirigentes del Grupo de los Siete (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido), que representa el 40 por ciento de la economía mundial y que se celebra en Asia por primera vez en los últimos ocho años bajo la presidencia de turno nipona.

La cumbre, en la que también participan representantes de Naciones Unidas, la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), arrancará el jueves con una sesión dedicada a analizar la ralentización económica global, ante la cual el G7 quiere impulsar una estrategia coordinada.

“Queremos enviar el mensaje claro y contundente de que el G7 puede responder ante cualquier coyuntura, y contribuir a liderar un crecimiento estable de la economía mundial”, afirmó el primer ministro nipón, Shinzo Abe, en declaraciones a los medios antes de la reunión.

La divergencia entre las políticas económicas de cada país dificulta la aprobación de una hoja de ruta común, por lo que es más probable que se adopte una declaración general que apostará por el uso de medidas fiscales, estructurales y monetarias a disposición de cada Estado y en función de su situación particular.

Japón, EEUU y Canadá, por un lado, son partidarios de poner en marcha más estímulos fiscales e incrementar el gasto público como palancas de crecimiento, mientras que el frente detractor lo lidera Alemania, partidaria de una mayor disciplina presupuestaria.

Los líderes también aspiran a adoptar un plan de acción contra la corrupción y la evasión fiscal, en línea con la declaración a favor de la transparencia de los flujos internacionales de capital que se adoptó en la reunión de ministros de Finanzas del G7 del pasado fin de semana en Sendai, señalaron fuentes diplomáticas.

Asimismo, se espera que el primer ministro británico, David Cameron, exponga a sus homólogos la situación en este país cuando se aproxima el referéndum sobre su permanencia en la Unión Europea, ante la inquietud por las posibles consecuencias económicas globales que tendría un resultado positivo en la consulta del 23 de junio.

En el apartado de seguridad y exteriores, los líderes centrarán sus discusiones en la lucha antiterrorista, la crisis de los refugiados que huyen de la guerra en Siria, la evolución del conflicto en Crimea (Ucrania) y las últimas provocaciones de Corea del Norte.

La presidencia nipona aspira a aprobar un plan de acción para combatir el terrorismo y el extremismo relacionados con el recrudecimiento de los conflictos en Oriente Medio, que incluiría medidas para cortar la financiación de grupos radicales y para evitar la movilidad de sospechosos de pertenecer a los mismos.

Además, está prevista la adopción de una declaración sobre la necesidad de mantener el “imperio de la ley” en el Mar de China Meridional ante la pujanza de Pekín en la zona, y en la que se condenarán acciones unilaterales o por la fuerza que alteren el orden territorial.

Pese a la clara alusión al gigante asiático, no se espera que el texto incluya ninguna mención concreta a China ni a sus movimientos en la zona como la construcción de islas artificiales o plataformas de misiles, sino que se instará a las partes a “la resolución pacífica”, como se hizo en la cumbre de Exteriores del G7 de abril, señalaron fuentes diplomáticas.

Con motivo de la celebración de la cumbre en Asia, Japón también ha invitado a seis países emergentes del continente y a Chad -presidente de turno de la Unión Africana-, para discutir sobre objetivos de desarrollo y programas de inversión en infraestructuras, según las mismas fuentes.

Los participantes en la cumbre tienen previsto llegar a Japón a partir de hoy, y el jueves por la mañana todos visitarán el santuario sintoísta de Ise, considerado uno de los más sagrados del país y dedicado a Amaterasu, diosa del sol y ancestra de la Familia Imperial nipona según el folclore nipón.

Tras este acto de bienvenida, los líderes se dirigirán a un lujoso hotel ubicado en la pequeña isla de Kashiko, en la bahía de Ise, donde tendrán lugar las reuniones entre excepcionales medidas de seguridad y sin acceso alguno para los medios de comunicación.

Acerca de ProfesionalesHoy (11577 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy