Concentraciones y un muerto en la primera jornada de la huelga agraria en Colombia

Bogotá, 30 may (EFE).- La primera jornada del paro convocado por la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular contra las políticas del Gobierno de Colombia concluyó hoy con concentraciones por todo el país y la muerte de un indígena que participaba en la protesta.

El indígena, identificado como Willington Quibarecama Nequirucama, falleció tras caer de un viaducto al intentar evitar a una tanqueta del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía durante unos enfrentamientos entre agentes y manifestantes en la aldea de La Delfina, que forma parte de la ciudad de Buenaventura, en la costa del Pacífico, según los organizadores.

Por su parte, la secretaria de Gobierno del Valle del Cauca, departamento del que forma parte Buenaventura, Noralba García Moreno, dijo a periodistas que el accidente ocurrió cuando un grupo de manifestantes intentaban cortar el tránsito a unos camiones en plena carretera.

“Uno de ellos siguió y posiblemente la persona se asustó y se fue al vacío” desde un viaducto, agregó.

García hizo hincapié en que se trata de “la vida de una persona”, y agregó que “las autoridades militares tiene que dar garantías a la protesta, el derecho ciudadano y la comunidad”.

El ministro colombiano del Interior, Juan Fernando Cristo, presidió un consejo de seguridad en el que analizó la situación en el país y en el que también participaron los ministros de Defensa, Luis Carlos Villegas; Agricultura, Aurelio Iragorri; Ambiente, Luis Gilberto Murillo; y Trabajo, Clara López, así como el alto consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo.

Al inicio de la reunión le informaron de que la muerte de Quibarecama fue “producto de un accidente ocasionado por un camión”.

Fuentes de la Policía informaron a Efe de que ese fue el único incidente de gravedad en el comienzo de unas jornadas que se prolongarán de manera indefinida.

“(El paro) es de carácter indefinido, se va a prolongar y esperamos que haya alrededor de 100.000 compañeros movilizados”, dijo a Efe el portavoz de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), Luis Fernando Arias.

Añadió que la protesta fue motivada por “los incumplimientos” del Gobierno y la “profundización de sus políticas neoliberales” que, consideró, “han entregado la soberanía a las trasnacionales”.

Asimismo, se mostró en contra de la política minero-energética y “de las contrarreformas legislativas (…) que atentan contra las libertades”.

Los campesinos se movilizaron hoy en al menos ocho departamentos (Cauca, Valle del Cauca, Caldas, Huila, Antioquia, Cesar, Santander y Norte de Santander), en muchos casos en puntos cercanos a comunidades indígenas, cortaron algunas vías y comenzaron una asamblea en la que decidirán los siguientes pasos a dar.

Todo ello con el fin de forzar al Gobierno a que reconduzca sus políticas para conseguir “la paz con justicia social y ambiental”.

Los sectores campesinos de Colombia han manifestado sus reivindicaciones en dos huelgas, una en agosto y septiembre de 2013 y otra en abril y mayo de 2014.

Tras esos paros llegaron a un acuerdo con el Ejecutivo para la celebración de reuniones frecuentes entre representantes del Estado y las diferentes mesas regionales.

Sin embargo, los líderes campesinos han denunciado en múltiples ocasiones que en esos encuentros el Gobierno no ha concretado respuestas a sus reivindicaciones.

En las reuniones se tratan temas que han sido objeto de fricciones como la sustitución de miles de hectáreas de cultivos de coca.

Desde el Gobierno se citaron hoy como muestra de la voluntad de diálogo la Mesa Nacional, que hasta el momento ha celebrado 18 reuniones plenarias.

Asimismo, se han creado cinco mesas regionales en Arauca, Antioquia, el Catatumbo, Cauca y el sur de Bolívar en las que también ha reuniones frecuentes.

Acerca de ProfesionalesHoy 15865 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy