Banca y bonistas tienen hasta el viernes para aceptar el plan de Isolux

Madrid, 5 jun (EFE).- La banca acreedora de Isolux Corsán y los bonistas tienen hasta el viernes 10 de junio para aprobar el plan de reestructuración de deuda diseñado para la compañía, que arrastra una deuda financiera superior a los 2.000 millones de euros.

En virtud de este plan, los bancos y los bonistas podrían llegar a controlar el 95 % de la compañía, mientras que los actuales accionistas, entre los que se encuentra Luis Delso y José Gomis, verán diluida su participación al 5 %.

El plan de reestructuración está diseñado en tres tramos de deuda.

El primero de ellos, el tramo A, asciende a 372 millones de euros y comprende dinero nuevo que tiene prioridad de cobro con los fondos que se logren de las desinversiones, entre las que se encuentra la venta de T-Solar o de las líneas de transmisión eléctrica en Brasil.

Una prioridad de cobro que también se extiende a los 200 millones de euros, que han acordado aportar once entidades financieras con el objetivo de garantizar la viabilidad de la compañía. De estos 200 millones, CaixaBank -uno de los primeros accionistas de la compañía, con el 28 %- desembolsará 100 millones.

Además, a comienzos de mes CaixaBank, Santander y Bankia comenzaron a inyectar parte de los 50 millones que las tres entidades tienen preparados para que Isolux Corsan pueda atender sus compromisos financieros próximos y evitar el concurso.

La venta de activos también servirá para amortizar el tramo B de deuda, de 600 millones, y que tiene relación con los proyectos de la división de EPC (energía, infraestructuras y T&D).

Además, también se podría amortizar la deuda de los tramos C1 y C2, un total de 450 millones.

El plan también pasa por capitalizar unos 1.000 millones de deuda no sostenible, la del tramo C3. Se prevé una primera conversión de 500 millones y una segunda opcional de 464,7 millones, de acuerdo con el plan.

Con respecto a los avales existentes hoy, 1.513 millones, la dirección del grupo cree que no sería necesario ampliar las líneas de avales siempre y cuando se renueven los actuales una vez que se liberen.

A finales de mayo, la compañía confirmó que había iniciado contactos con los tenedores de sus bonos para abordar el plan diseñado por la banca acreedora y fichó a DF King, mientras que para analizar toda su estructura financiera contrató a Rothschild y Houlihan Lokey, en tanto que los bancos acreedores designaron a KPMG.

Acerca de ProfesionalesHoy 12588 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy