Eurocloudexpo

Última hora

La liquidación de Martinsa podría acabar en 2017

Madrid, 5 jun (EFE).- La liquidación de Martinsa Fadesa podría acabar en 2017 después de devolver a los acreedores “en valor presente” los activos que financiaron, han señalado a EFE fuentes cercanas al proceso.

Por el momento, los actuales administradores concursales de la compañía han sacado a la venta activos de Martinsa valorados en más de 225 millones de euros y han materializado ventas por 25 millones.

Entre las joyas de Martinsa Fadesa se encuentra un conjunto de edificios y suelos en París, así como activos ubicados en Polonia y Marruecos principalmente.

La liquidación de la compañía, que en los años del “boom” fue una de las principales inmobiliarias del país, incorpora la venta de activos con un descuento sobre el valor en libros del entorno del 30 %.

También recoge la subasta de activos y la asignación de aquellos no vendidos a los acreedores para, a su elección, llevar a cabo una dación en pago de la deuda o una venta por parte de la administración concursal con entrega de efectivo.

Según las mismas fuentes, aunque los activos son los mismos que se financiaron en el momento de la opa, la caída del mercado inmobiliario en España ha afectado a su valor inicial. No obstante, los acreedores podrán recuperar lo invertido en un horizonte temporal en línea con la recuperación de la economía española y del sector.

Algunos activos se han vendido por encima de su valor en libros, y no se descarta que si se consolida la recuperación del sector inmobiliario se puedan vender mejor los restantes.

El proceso de liquidación, que fue acordado por el Juzgado de lo Mercantil número uno de La Coruña en marzo de 2015, está estructurado en tres fases.

Una primera, en la que se han incluido los activos más líquidos de la compañía, especialmente ubicados en Madrid y Barcelona, y zonas costeras.

El dinero que se ha obtenido en esta fase ha ido destinado a hacer frente a los gastos del ERE que la compañía hizo para el 70 % de la plantilla o al pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) de activos.

En una segunda fase, la administración concursal sacará activos hipotecados cuyos ingresos irán destinados a la amortización de estas hipotecas.

Una tercera fase, que se espera que comience en el último trimestre del año, irá orientada a la amortización de la deuda de los acreedores ordinarios e incluirá aquellos activos que no se han vendido en la primera fase.

Una vez finalizada la tercera fase, el resto de activos se asignarán a los acreedores que así lo deseen mediante un procedimiento notarial.

Los administradores concursales confían en dar salida prácticamente a todos los activos sin llegar a la fase de asignación.

Los inversores particulares, tanto españoles como extranjeros, manifiestan un mayor interés por las viviendas y garajes, mientras que los promotores analizan los suelos.

La liquidación no ha suscitado, sin embargo, un gran interés por parte de los fondos, más interesados en adquirir activos en bloque con fuertes descuentos, ni de las socimis, aunque podría aparecer conforme avanza el proceso.

El 11 de marzo de 2011 se aprobó el convenio de Martinsa para pagar 7.200 millones de deuda en un plazo de hasta 10 años sin quitas. No obstante, sus incumplimientos y la falta de liquidez la abocaron a la liquidación.

Acerca de ProfesionalesHoy (11577 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy