Álvaro Nadal: “No se puede condenar al pensionista a que pare su actividad”

Madrid, 11 jun (EFE).- El director de la Oficina Económica del Gobierno en funciones, Álvaro Nadal, asegura que “no se puede condenar al pensionista a parar su actividad por cobrar la jubilación”, y señala que el PP implantará una medida para que no declaren el IRPF si siguen trabajando sin cobrar la pensión.

En una entrevista con Efe, Nadal aboga por ampliar la compatibilidad de un empleo con el cobro de la pensión, que actualmente está en el 50 %, e insiste en que “no debe haber una brecha cuando se cumple la edad de jubilación porque esa persona puede seguir aportando a la economía”.

Asegura que la supresión del IRPF para los pensionistas que quieran seguir trabajando se podría implantar “más rápidamente” que la rebaja de dos puntos que promete el PP si gobierna, y añade que dicha bajada en los tipos mínimos y máximos se producirá en cuanto la recaudación tributaria supere la previsión de ingresos.

Incide en que tendrá un impacto favorable en la economía y servirá de revulsivo para crear empleo.

Además de la rebaja del IRPF, el PP beneficiará fiscalmente el ahorro y revisará la forma de cálculo del impuesto sobre la renta cuando se rescaten planes de pensiones para que la parte de los fondos recuperados que corresponde al rendimiento de las inversiones tribute a un tipo menor.

En su programa también prometen aumentar la cuantía de los cheques familiares a familias numerosas o a personas que tienen a su cargo a discapacitados y que actualmente suponen una deducción fiscal de 1.200 euros anuales.

“Habrá margen no sólo para reducir el déficit público sino también para reducir los impuestos”, subraya el también secretario de Estado, que insiste en que el PIB crecerá en torno al 2,5 % o el 3 % en los dos próximos años.

En este sentido reitera que un gobierno del PP cumplirá con el objetivo de déficit marcado por la Comisión Europea del 3,7 % del PIB para este año, y que el objetivo “estará por debajo del 3 %” en 2017, sin necesidad de una reducción adicional del gasto por importe de 8.000 millones de euros, tal y como solicita Bruselas.

“Lo que importa de verdad es saber cuándo se baja del 3 % de déficit. Todo lo demás se va revisando”, matiza en relación con la meta de déficit del 2,5 % del PIB marcada para 2017 por la CE.

Nadal cree que los actuales procedimientos que marcan este pacto deberían ser revisados para tener más en cuenta el superávit exterior de los países que sus déficit, y ve improbable una posible multa de Bruselas a España por exceso de déficit en 2015.

“El pacto tiene muchas normas y no es una cuestión sólo de cumplir la décima”, destaca.

Para Nadal lo prioritario es una política económica que fomente la competitividad de las empresas y la internacionalización “que es lo que fomenta el empleo”, y advierte de que una política de gasto expansiva, como propone Podemos, sería ir contra el progreso en España.

En este sentido, afirma que quedan aún reformas importantes por consolidar, como la del apoyo a la formación con la implantación definitiva de un cheque que pueda permitir al trabajador hacer un curso donde quiera, o con el incremento del número de plazas relativas a la formación dual para poder alcanzar las 40.000.

En el mercado laboral, pone el acento en fomentar los contratos indefinidos extendiendo el mínimo exento de 500 euros durante cuatro años, en vez de los dos actuales, y lamenta que el Banco de España sugiera abaratar el coste del despido de los indefinidos “cuando si hay privilegios es precisamente en los trabajadores fijos del Banco de España, que aunque bajen de categoría mantienen el salario”.

“Debería aplicar en su ámbito sus propias recomendaciones”, critica Nadal.

También aboga por hacer que las prestaciones, como los 426 euros procedentes del Programa de Activación para el Empleo (PAE), puedan ser compatibles con percibir un salario cuando éste es bajo.

“Esto lo queremos extender a más tipos de prestaciones en el sistema porque ayuda a la empleabilidad”, añade.

En el marco financiero, el director de la Oficina Económica del Gobierno ve “muy bien encajada” la reestructuración del sector en España y desvela que así se lo hacen ver los representantes de Bruselas que “vienen de vez en cuando para ver si todo marcha bien”.

Sin embargo, afirma que la banca española debería ir hacia fusiones trasnacionales ya que “si tenemos una moneda única, necesitamos bancos que operen en todos los países”.

“La crisis financiera habría sido muy diferente si una buena parte de las hipotecas que se dieron en España las hubieran dado directamente bancos alemanes u holandeses”, concluye. Ruth del Moral

Acerca de ProfesionalesHoy 13583 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy