Uber asegura que paga sus impuestos pero seguirá tributando en Holanda

Santander, 13 jun (EFE).- El director general de Uber, Carles Lloret, ha confirmado la “voluntad absoluta” de que sus conductores cumplan con el fisco, aunque ha dicho que esta empresa mantendrá su domicilio fiscal en Holanda y no tiene a corto plazo intención de cambiar esta situación.

Durante el curso de verano ¿Qué hemos aprendido de la crisis? organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la UIMP de Santander, Lloret ha lamentado la excesiva regulación española que limita el número de licencias VTC (vehículos de alquiler con conductor) para poder acceder a los servicios de transporte compartido de Uber ya que “la demanda existe”.

Ha explicado que mientras en Madrid Uber X opera con 1.600 licencias y en Málaga con 600, la compañía se ve restringida en el resto de España por la dificultad de obtener estos permisos.

“La gente abre Uber aún sin existir en algunas ciudades”, como por ejemplo Barcelona, aunque confía en poder llegar a un acuerdo con la Generalitat catalana para poder operar.

Ha criticado que la ley nacional imponga que solo se pueda abrir una licencia VTC por cada 30 de taxis, porque “como el taxi no aumenta, no crece tampoco el número de licencias de Uber.”

Lloret ha rechazado la idea de que los conductores de Uber no paguen impuestos frente a los taxistas que sí lo hacen, y ha dicho que la empresa se asegura de que sus conductores estén al día con la Seguridad Social y tengan la correspondiente licencia fiscal.

Uber, ha explicado Lloret, “emite facturas constantemente y toda la fiscalidad está muy clara y limpia”.

Según el director general de esta empresa tecnológica, los conductores pagan como cualquier persona autónoma que no lo hace por módulos sino por ingresos reales, aunque ha reconocido que la compañía tributa en Holanda, una situación que no tiene intención de cambiar a corto plazo.

Ha recordado que la excesiva regulación tiene un impacto negativo en la economía y que el último informe de la Comisión Nacional de Mercado de la Competencia (CNMC) indicaba que con 10.000 licencias de Uber se podrían obtener hasta 324 millones de euros al año.

Lloret se ha negado a ofrecer datos sobre la facturación de sus servicios: “Hay competidores que quieren saber estas cifras y por eso no las damos”.

No obstante, ha señalado que en Madrid este tipo de transporte funciona muy bien y en las primeras cuatro semanas de su implantación los servicios han crecido más del doble que los que se registran en ciudades como Londres o París.

Asimismo, ha desvelado que la compañía impone límites en el número de horas semanales que pueden hacer los conductores profesionales, y que en el caso de la comunidad madrileña están entre 10 y 12 horas diarias.

Lloret ha defendido el transporte compartido de Uber porque se trata de un servicio comercial autónomo, con flotas de coches “nuevos, limpios y grandes”, que además ayuda a reducir la contaminación ambiental.

“Los gobiernos construyen servicios públicos de alta calidad para frenar la contaminación, pero todavía no han solucionado el problema de llegar a las puertas de las casas”, ha aseverado.

Asimismo, ha criticado la actitud “precrisis” de los ciudadanos de comprar un vehículo como símbolo de estatus y que sólo ha generado una alta ocupación de automóviles y una elevada contaminación que “luego la administración debe combatir”.

Actualmente, Uber opera en más de 400 ciudades del mundo y en 70 países y sólo en Los Ángeles ha realizado en las últimas ocho semanas más de 160.000 viajes al día.

Acerca de ProfesionalesHoy 14482 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy