Última hora

Durao Barroso, contratado por Goldman Sachs, se defiende de las críticas

Lisboa, 9 jul (EFE).- El expresidente de la Comisión Europea (CE) y ex primer ministro de Portugal José Manuel Durao Barroso se defendió de las duras críticas de las que ha sido blanco por haber aceptado un puesto directivo en el banco de inversión Goldman Sachs.

“Se es criticado por cualquier cosa que se haga. Si uno se queda en la política, está mal porque vive a costa del Estado, y si se va a la empresa privada es porque se está aprovechando de la experiencia adquirida en la vida política”, se defendió el exgobernante en unas declaraciones publicadas hoy en el semanario luso “Expresso”.

La izquierda portuguesa ha censurado la contratación de Durao Barroso (del centro-derechista Partido Social Demócrata) desde que este viernes Goldman Sachs, con sede en Estados Unidos, anunciase de que el político trabajará en la firma subsidiaria con sede en Londres Goldman Sachs International (GSI).

“Podía haber aceptado otras ocupaciones más tranquilas, pero me gustan los desafíos”, sostuvo el exprimer ministro luso, quien añadió que “después de más 30 años en la política y en el servicio público” entrar en Goldman Sachs se trata de “un desafío interesante y estimulante en el que puedo usar mis competencias en una institución de alcance global”.

Durao Barroso estaba legalmente apto a aceptar un cargo en la empresa privada, pues ya había cumplido el periodo de un año y medio posterior al cese de sus funciones políticas durante el que no podía trabajar en la esfera privada.

El político portugués, de 60 años, encabezó la CE entre 2004 y finales del 2014, un turbulento periodo azotado por la crisis financiera y económica y por los rescates a Grecia, Irlanda y su Portugal natal.

Aunque su decisión no entraña problemas de legalidad, la izquierda lusa la ha cuestionado desde el punto de vista moral.

El gobernante Partido Socialista (PS), el Bloque de Izquierda y el Partido Comunista de Portugal (PCP) ya expresaron su firme oposición a este nombramiento y lo calificaron de “vergüenza”.

Los más punzantes fueron el Bloque, de tendencia marxista, y el PCP, partidos que recordaron que Goldman Sachs tuvo culpas en el colapso financiero del 2008 que arrastró a Europa.

En Portugal, no todas las voces discrepan y el presidente de la República, el carismático Marcelo Rebelo de Sousa, ha sido la voz más prominente en defender a Durao Barroso, con el que comparte filiación política en el centro-derechista Partido Social Demócrata (PSD).

“Es bueno ver a portugueses reconocidos en lugar de top en los varios dominios de la actividad profesional cívica, cultural. Y tenemos que admitir que éste es un puesto top de la vida empresarial mundial”, defendió.

Según recogen algunos medios lusos como “Correio da Manhã” o la revista “Sábado”, el expresidente de la CE podría ganar hasta 5 millones de euros al año, frente a los 350.000 que se embolsaba en Bruselas como presidente del Ejecutivo comunitario.

Durao Barroso se desempeñó como primer ministro de Portugal entre 2002 y 2004, cargo que abandonó para presidir la Comisión Europea entre 2004 y 2014, después de haber ejercido como titular de Asuntos Exteriores de 1992 a 1995.

Antes de ser primer ministro, Durao Barroso trabajó en el sector bancario, en el Grupo Espírito Santo, que colapsó en agosto de 2014 por la quiebra de su principal activo, el Banco Espírito Santo (BES).

Acerca de ProfesionalesHoy (12135 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy