China estabiliza su crecimiento en el 6,7 % gracias a los estímulos

Pekín, 15 jul (EFE).- China, segunda economía mundial, estabilizó su crecimiento en el 6,7 % en el segundo trimestre con respecto al mismo periodo del año pasado, gracias a las políticas de estímulo y al empuje del sector inmobiliario.

Los datos publicados hoy por la Oficina Nacional de Estadísticas china muestran que el gigante asiático se mantiene sin cambios frente al primer trimestre, en su tasa de crecimiento trimestral más baja desde 2009 y que acumula una expansión económica del 6,7 % interanual en la primer mitad del año.

El portavoz de la Oficina Nacional de Estadísticas china, Shen Laiyun, subrayó la “estabilidad” mostrada por la economía china a pesar de las “complicadas condiciones domésticas y externas” y a las cada vez mayores presiones a la baja que afronta el país.

Las bolsas chinas recibieron con un moderado pesimismo estas cifras, el índice general de Shanghái subió un leve 0,01 % tras mantenerse casi toda la jornada en rojo y en Shenzhen el referencial local perdió un 0,28 %, mientras que en Hong Kong primó el optimismo y el Hang Seng ganó un 0,46 %.

La fortaleza del consumo, la recuperación del mercado inmobiliario y el rápido incremento de la inversión pública, vinculada a las medidas de estímulo de Pekín, consolidaron este crecimiento, que superó las expectativas de muchos analistas.

El consumo contribuyó en un 73,4 % al crecimiento económico de China, mientras que la inversión aportó un 37 %, con lo que revirtieron el parón de la economía privada y la aportación negativa del sector financiero, tras dispararse en el segundo trimestre de 2015 por la burbuja bursátil que posteriormente estalló.

La firma de análisis Capital Economics señaló, en una nota a clientes, que la “ascendente inversión vinculada a los estímulos por parte de las empresas estatales ha compensado la falta de voluntad de invertir del sector privado”.

Por sectores, el que más creció fue el de los servicios, con un 7,5 % interanual entre enero y junio, por delante de la industria, que se expandió un 6,1 % respecto al mismo periodo del año pasado, y del sector primario, con un aumento del 3,1 %.

El producto interior bruto (PIB) de la segunda economía mundial ascendió a 34,06 billones de yuanes (5,1 billones de dólares, 4,6 billones de euros) a 30 de junio.

La agencia estadística china publicó hoy también los datos de inversión en activos fijos, que creció en la primera mitad del año a su ritmo más bajo que va de siglo, un 9 % interanual, por el enfriamiento de la procedente del sector privado, contrarrestado por el acelerón de la publica, que creció un 23,5 % interanual.

Las ventas del comercio minorista y la producción industrial repuntaron, asimismo, en junio para alcanzar el ecuador del ejercicio con alzas agregadas del 10,3 % y el 6 % interanuales, respectivamente.

A ello se suman los más de siete millones de empleos urbanos creados hasta junio, una inflación acumulada de un 2,1 % interanual a lo largo de los primeros seis meses del año y un comercio exterior que moderó en el segundo trimestre la caída del primero hasta el 3,3 % con respecto a la primera mitad de 2015.

“Estos indicadores han mostrado que el desempeño económico está estabilizándose y que este impulso estabilizador se mantiene. Están dentro de rangos razonables”, afirmó Shen.

El portavoz chino anunció que el Gobierno tiene previsto implementar medidas para incentivar la demanda y, en este sentido, explicó que “la clave es mantener la adopción de políticas fiscales y monetarias proactivas”.

Al mismo tiempo, añadió Shen, Pekín continuará poniendo en práctica reformas para solucionar problemas estructurales de la economía, como el exceso de capacidad productiva de la industria pesada.

Adrià Calatayud

Acerca de ProfesionalesHoy 14112 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy