Moody’s advierte de riesgo de ralentización de Turquía tras el golpe fallido

Estambul, 19 jul (EFE).- La agencia de calificación de riesgos crediticios Moody’s ha anunciado una posible rebaja de la nota de Turquía, debido al impacto de los acontecimientos en el país tras el fallido golpe militar del viernes, que puede afectar negativamente a su crecimiento económico.

En un comunicado, Moody’s explica que ha puesto en revisión la nota de la deuda soberana de Turquía a largo plazo para estudiar cómo afectan los recientes acontecimientos al crecimiento económico y a las instituciones políticas de Turquía a mediano plazo.

La nota actual de la deuda soberana a largo plazo, Baa3, se sitúa a un escalón del bono basura.

“Creemos que el aumento más reciente de la incertidumbre sobre la política interior, y especialmente el intento de golpe, tiene el potencial de afectar negativa y significativamente la trayectoria de crecimiento del país”, señalan.

Explican que “a pesar de que el golpe fracasó, el hecho de que ocurriera probablemente va a exacerbar los desafíos” políticos, ya considerados importantes por la agencia, con elevados riesgos para la solvencia del país.

Entre las probables implicaciones previstas destaca una desaceleración de la demanda interna que llevaría a un crecimiento más bajo en los próximos dos a tres años, así como un mayor debilitamiento de la previsibilidad y eficacia de la gestión política.

La agencia resalta la falta de visibilidad en cuanto al avance de las “decisivas reformas económicas” y los riesgos del país en su capacidad de obtener financiación externa.

“La economía de Turquía, en su conjunto, tiene requerimientos significativos de financiación externa”, recuerda Moody’s.

Precisa que el país euroasiático necesita financiar un déficit por cuenta corriente calculado en un 3,4 % del PIB, mientras que los sectores bancarios y de gobierno deben pagar este año unos 197.000 millones de dólares en obligaciones.

“En conjunto, se estima que esas necesidades rondarán el 25 % del PIB en 2016 y 2017”, destaca.

También recuerda que la confianza de los inversores en la economía turca se ha debilitado durante el año pasado y en el primer trimestre de este año, algo que ha quedado reflejado en la depreciación de la lira turca frente al dólar.

“Moody’s cree que estas presiones persistirán, dada la combinación de riesgos externos que encara el país y el aumento del riesgo en la política interna, como ha ilustrado el fallido golpe (militar)”.

“Turquía continúa operando en un entorno financiero y geopolítico frágil, y su vulnerabilidad exterior está aumentando, lo que implica una creciente posibilidad de una escalada en la fuga de capitales, una mayor caída de las reservas y, en el peor de los casos, una crisis en la balanza de pagos”, explica la nota.

La agencia puntualiza que podrá revisar a la baja la calificación de Turquía si llega a la conclusión de que hay posibilidad de que “la inercia política” cause mayores retrasos en la “implementación de las reformas estructurales necesarias para reducir los desequilibrios externos y para apoyar el fortalecimiento económico, fiscal e institucional” del país.

Acerca de ProfesionalesHoy 14929 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy