La justicia no anula la compra de acciones de Bankia posteriores al debut en bolsa

Madrid, 24 jul (EFE).- Las últimas sentencias a favor de Bankia han evidenciado la tendencia de los juzgados españoles, proclives a desestimar las demandas de los inversores que compraron acciones de la entidad después del 20 de junio de 2011, fecha de su salida a Bolsa.

Tal es el caso de un juez de Valencia que ha rechazado la demanda de dos clientes que invirtieron 3.680 euros un día después del debut bursátil de la entidad tras dictaminar que el supuesto vicio en el consentimiento no había quedado probado.

El magistrado establece en su fallo un límite temporal que impide avalar dicho alegato ya que, explica, en 2011 no existía ningún motivo que llevase a sospechar de irregularidades en el salto al parqué madrileño.

Asimismo, perfila una situación de calma en los mercados ya que por entonces ni los medios alertaban de la situación de la entidad, ni se habían producido las dimisiones de sus más importantes responsables, ni tampoco se conocía que el banco precisaba de una reformulación de sus cuentas antes de pedir finalmente su rescate.

En la misma línea han llegado a manifestarse Audiencias Provinciales como la de Madrid, que recientemente ha anulado la sentencia dictada en primera instancia que obligaba a Bankia a abonar los 3.564 euros más intereses invertidos por un cliente en septiembre de 2011.

En su escrito, al que ha tenido acceso Efe, expone el juez que el demandante no ha sufrido “perjuicio alguno” por la “inexacta información contenida en el folleto” ya que no sólo compró sus acciones en el mercado secundario sino que aquellas que suscribió inicialmente fueron vendidas “sin pérdida alguna”.

Unas conclusiones que comparte el juzgado de Primera Instancia número 18 de Valencia que el pasado mayo eximió al banco de toda responsabilidad civil puesto que el cliente, que invirtió 30.000 euros en este mercado de negociación, “disponía y conocía el histórico del valor de la acción” que deseaba comprar o vender.

Si bien parte de estas sentencias continúan siendo recurribles, lo cierto es que algunos magistrados ya han decretado la firmeza de sus decisiones.

Recientemente, un juez de Santander ha rechazado las pretensiones de un accionista que compró en noviembre de 2012, seis meses después de que se reformularán las cuentas que destaparon un agujero de 2.979 millones, al estimar que ya “era pública y notoria la mala situación financiera de la entidad y se había producido la caída brusca de su cotización así como el rescate con dinero público”.

Pese a arrastrar todavía unas 19.000 demandas de minoristas, Bankia considera la salida a bolsa “una página ya pasada”, como aseguró el pasado viernes su consejero delegado, José Sevilla, quien se mostró convencido de que, tras las últimas sentencias, la entidad ganará el gran frente judicial pendiente: los procesos iniciados por los inversores institucionales, entre ellos Iberdrola.

Acerca de ProfesionalesHoy 15305 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy