Eurocloudexpo

Última hora

El G20 busca en Hangzhou una nueva senda económica y una tregua en Siria

Hangzhou (China), 4 sep (EFE).- Los principales líderes del planeta empezaron hoy en Hangzhou (China) la cumbre del G20 con esperanzas de encontrar una “nueva senda” que guíe a la economía global a crecimientos más prósperos que los actuales y una tregua en Siria.

China acoge por primera vez este foro, la reunión internacional más importante en la historia del país, y el anfitrión, el presidente Xi Jinping, pidió a sus invitados que se centraran en la economía, pero sus ruegos quedaron eclipsados por la maratoniana actividad diplomática desarrollada en los márgenes de la cumbre.

Estados Unidos y Rusia aceleraron en Hangzhou las negociaciones para un alto el fuego en la guerra de Siria que permita aumentar el envío de ayuda humanitaria a ese país y sus respectivos presidentes, Barack Obama y Vladímir Putin, se reunirán mañana, lunes, en un encuentro que podría servir para ultimar los detalles de ese pacto.

Las discusiones son por el momento cosa de sus jefes diplomáticos y el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, explicó que, tras solventar este domingo un gran número de problemas técnicos, “todavía quedan un par de asuntos duros por resolver”, para los que seguirá conversando con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

Hangzhou es también el escenario del debut en una gran cumbre de la primera ministra británica, Theresa May, quien activó toda su maquinaria diplomática para asegurar el éxito del “brexit”, si bien se topó a su llegada con críticas y recordatorios de los riesgos que entraña la salida de la Unión Europea.

El otro gran protagonista de la cumbre está siendo el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, muy solicitado por la inestable situación de su país tras fallido golpe de Estado y su implicación en la guerra de Siria y en la crisis de los refugiados.

Erdogan se reunió con Obama, con quien analizó estrategias conjuntas para combatir al Estado Islámico (EI) en Siria, y acercó posturas con la canciller alemana, Angela Merkel, tras entrevistarse en la víspera con Putin y Xi.

Esta sucesión de encuentros bilaterales dejó en un segundo plano la reunión informal del bloque de los BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica), pero también el comienzo de las sesiones oficiales de la cumbre, dedicadas a la recuperación económica.

Al inaugurar la cita, Xi conminó a los participantes a hallar una “nueva senda” para el crecimiento que se materialice “acciones reales” y evite las “palabras vacías”, porque las amenazas para la economía mundial, dijo, se acumulan ocho años después de la crisis financiera internacional.

“Hoy, ocho años más tarde, la economía global vuelve a estar en un momento crítico”, afirmó Xi.

El diagnóstico realizado por el presidente chino arrojó múltiples “retos y riesgos” para una economía sólo parcialmente recuperada de la crisis: la ralentización del crecimiento, la volatilidad de los mercados financieros, la desaceleración del comercio y la inversión, así como el aumento de la desigualdad.

“Se empieza a intuir la falta de igualdad como uno de los elementos que está lastrando la evolución del crecimiento económico”, corroboró después el ministro de Economía español en funciones, Luis de Guindos, en declaraciones a los periodistas.

La tarea de los líderes del G20 en Hangzhou, destacó Xi, es “proporcionar una solución que corrija tanto los síntomas como las causas de raíz de los problemas económicos globales”.

El mandatario chino instó a los participantes en la cumbre a coordinar sus políticas monetarias y fiscales, así como sus reformas estructurales, para estimular la economía y garantizar que ese dinamismo se mantenga a largo plazo.

“El G20 debería honrar sus compromisos de no adoptar nuevas medidas proteccionistas, reforzar la coordinación de políticas de inversión y adoptar pasos creíbles para estimular el crecimiento del comercio”, aseguró el presidente anfitrión.

En las palabras de Xi hubo, además, una firme defensa de la liberalización comercial -en boca del presidente de uno de los países más criticados por la falta de apertura de su mercado-, de la globalización y de la coordinación económica internacional.

“Mientras estemos juntos, podemos navegar las grandes olas de la economía global y navegar hacia un futuro de crecimiento”, proclamó Xi.

Además de los miembros habituales, esta cumbre del G20 incluye a los líderes de países invitados por la presidencia china, los de Chad, Kazajistán, Egipto, Laos, Senegal, Singapur y Tailandia.

Para terminar la jornada, los líderes del G20 se relajaron en el espectáculo de danza, música y fuegos artificiales, coordinado por el aclamado director de cine Zhang Yimou, que China ofreció como gala de bienvenida en el majestuoso Lago del Oeste de Hangzhou, un momento de tregua antes de retomar este lunes el serial de reuniones.

Acerca de ProfesionalesHoy (11577 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy