Guindos dice que la banca española está “muy tranquila” ante la reforma de Basilea

Luxemburgo, 11 oct (EFE).- El ministro en funciones de Economía de España, Luis de Guindos, aseguró hoy que la banca española está “muy tranquila” de cara al impacto que pueda tener la reforma de la norma internacional de solvencia Basilea III, que podría derivar en un aumento de los requisitos de capital de algunas entidades.

“Si ha habido unos bancos que han sido estrictos con los modelos de calculo de riesgo y de capital han sido los bancos españoles, serían los menos afectados si efectivamente llegamos a un acuerdo con las autoridades americanas sobre los modelos internos”, dijo De Guindos.

“La banca española está muy tranquila, porque está en una situación en la que ya aplicaba unos modelos estrictos, que no asumían tantos riesgos como otros, de cara a los potenciales cambios que se pudieran producir si efectivamente se llega a un acuerdo”, añadió.

El ministro se pronunció así en la rueda de prensa posterior al encuentro que ha mantenido con sus homólogos en la reunión de titulares de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) celebrado en Luxemburgo.

En este consejo se ha abordado la reforma de Basilea III y los detalles de la posición común que la Unión Europea defiende en estas negociaciones, en especial frente a los desencuentros que mantiene con Estados Unidos.

En este escenario, la banca española está “muy cómoda”, según De Guindos, quien consideró que en la discusión es necesario “ir con una actitud abierta de transparencia, ésta pondría de manifiesto la situación diferencialmente positiva que tiene la banca española”.

El ministro rechazó comentar qué bancos podrían verse más afectados por la reforma de Basilea III.

Fuentes diplomáticas indicaron que se tratan, en concreto, de cinco entidades que no quisieron nombrar, aunque apuntaron que se concentran en dos países europeos, entre los que no figura Italia, cuya banca en este aspecto sale “bastante bien parada”.

De Guindos recalcó que la reforma de Basilea III es un tema “muy relevante”, dado que actualmente el sector bancario es de los que mayores incertidumbres crea en Europa, por lo que consideró que concluir las negociaciones “sería un mensaje muy positivo”.

La posición europea es evitar que la reforma dé lugar a un aumento “significativo” de las exigencias de capital a los bancos europeos, dado que esto podría tener un impacto en los flujos de financiación y, por tanto, en la economía real, que lastraría la recuperación.

El ministro hizo hincapié en la importancia de que no se perciba que Europa mantiene una “actitud defensiva”, y apuntó que si es necesario aumentar las exigencias de capital en un banco puntual, “que se haga”, pero incidió en la importancia de acordar un modo estandarizado de analizar los riesgos bancarios.

Acerca de ProfesionalesHoy 13593 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy