Última hora

El asesor personal inmobiliario, un servicio en auge en España

Barcelona, 23 oct (EFE).- Cada vez más personas que no tienen tiempo para buscar piso, que viven en el extranjero o que simplemente prefieren que un tercero haga el trabajo de búsqueda por ellas fían esta labor a una figura en auge en España, la del asesor personal inmobiliario.

Un asesor inmobiliario es aquel profesional contratado por una persona interesada en adquirir una vivienda para que se encargue de visitar y seleccionar aquellos inmuebles que encajan con sus requisitos.

Este profesional se ocupa, asimismo, de negociar el precio de la compraventa, se encarga de los aspectos jurídicos y contractuales, ayuda en la búsqueda de financiación y, si el cliente lo desea, puede gestionar también la tramitación de las altas de suministros o de las reformas que precise la vivienda, una vez firmada la compra.

“Acompañamos de la mano al comprador en todo el proceso, desde que decide que quiere comprar una vivienda hasta que firma el contrato, lo que le ahorra tiempo y dinero”, explica a Efe Iñaki Unsain, vicepresidente de la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliario (AEPSI), que ha participado esta semana en el salón Barcelona Meeting Point (BMP).

Ya hace años que este servicio funciona con éxito en países como Francia, Reino Unido o, sobre todo, Estados Unidos, donde buena parte de las transacciones inmobiliarias se cierran a través de uno de estos asesores, aunque es relativamente nuevo en España, donde se dio a conocer hace poco más de cuatro años.

Fundada en 2013, AEPSI cuenta en la actualidad con 26 socios, que operan en ciudades como Barcelona, Madrid, Málaga, Bilbao o San Sebastián, aunque su objetivo es extenderse poco a poco a otras regiones, hasta alcanzar el centenar de asociados a finales de 2017.

Los asociados de AEPSI prevén cerrar el año con unas 80 operaciones de intermediación por un volumen de unos 40 millones de euros, y sus previsiones de futuro son “muy optimistas”, ya que “es una tendencia que va al alza”.

Unsain destaca que comprar una vivienda a través de un asesor permite que la negociación esté “equilibrada”, pues el comercial inmobiliario ha de defender los intereses de su cliente, que es el vendedor, mientras que ellos defienden exclusivamente a la parte compradora.

“Es como ir a un juicio sin abogado y negociar tú directamente con el letrado de la parte contraria”, destaca Unsain, que considera que la existencia de la figura del asesor inmobiliario “es tan de sentido común” que su crecimiento “no tiene freno”.

“En los próximos años esta figura se popularizará y llegará a todos los estratos sociales”, apunta el presidente de AEPSI y consejero delegado de Somrie, Enric Jiménez.

Unsain, director general de ACV Gestión Inmobiliaria, indica que prácticamente la mitad de clientes que recurren a este servicio son extranjeros o españoles no residentes, mientras que la otra mitad son gente que vive aquí pero que no tiene tiempo de buscar vivienda o ya la ha buscado sin éxito.

Una vez recibido el encargo y firmado el correspondiente contrato, el asesor inicia la búsqueda de viviendas que respondan a los requisitos del comprador y, de entre todas las visitas, que pueden ser más de una veintena, hace una selección de inmuebles, que serán los que visite el cliente.

Realiza además un detallado informe sobre estos inmuebles, con datos como las virtudes y defectos de cada vivienda, “para que el cliente no se lleve sorpresas cuando vea el piso”, o la situación del mercado inmobiliario de cada zona.

Unsain comenta que entre sus clientes hay tanto inversores interesados en adquirir edificios enteros como personas que buscan un piso de 200.000 euros y afirma que aproximadamente el 80 % de las operaciones en las que interviene un asesor inmobiliario acaban en compra.

Acerca de ProfesionalesHoy (10960 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy