Última hora

La UE no arroja la toalla sobre la firma del CETA esta semana

Bruselas, 25 oct (EFE).- La Unión Europea (UE) se resigna a dar por imposible la firma este jueves del tratado de libre comercio con Canadá, el llamado CETA, que bloquea la región belga de Valonia, de forma que la Comisión Europea (CE) no ha sacado aún de su agenda la cumbre que, en 48 horas, debería servir de marco para esa ceremonia.

“La CE continúa trabajando para alcanzar un resultado positivo en las discusiones que permita a la UE y Canadá formar el acuerdo que han negociado (…) Para nosotros no hay plazos”, declaró hoy uno de los portavoces comunitarios, Alexander Winterstein, quien reiteró una palabra que la Comisión ha convertido en su mantra: “paciencia”.

Más allá de un lenguaje oficial, que incide en frases como “no trabajamos con ultimátums” o “Bélgica está aún en el proceso de establecer su posición”, desde el Ejecutivo comunitario deslizan que los contactos políticos superan ya el ámbito de Bruselas y tocan a Alemania.

El presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, ha mantenido en las últimas horas entrevistas telefónicas con el Consejo Europeo, Valonia, Canadá y, también, con Angela Merkel, mientras que hasta hoy no se pronunciaba en alto el nombre de la canciller alemana, reconoció el portavoz comunitario,.

Las maniobras para desbloquear el tratado que Bruselas define como el más ambicioso firmado nunca por la Unión Europea, continúan pero oficialmente no se esperan grandes movimientos este martes.

En la CE se remitían hoy a la escueta declaración del lunes por la tarde en la que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, aseguraba que tanto él como el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, confiaban en llegar a tiempo para la firma el jueves.

“Creemos que la cumbre del jueves aún es posible. Animamos a las partes a encontrar una solución. Aún hay tiempo”, señaló Tusk en su cuenta de Twitter después de conversar por teléfono con el jefe del Gobierno de Canadá.

Un portavoz del Consejo explicó a Efe que no está programado que hoy se mueva ficha y que será mañana, en su comparecencia ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia), cuando Tusk se pronuncie de nuevo sobre el CETA.

Otras fuentes europeas precisan que ni reabrir el acuerdo ni trocearlo son posibilidades que están “sobre la mesa” y recuerdan que “muchas de las discusiones que hay ahora en Valonia ya se tuvieron en Alemania”.

“Las cuestiones planteadas en otros Estados miembros se han resuelto por declaraciones interpretativas” y “será igual para Bélgica”, agrega una fuente comunitaria cercana a la negociación, que insiste en se ha incluido un anexo con valor jurídico para aclarar las dudas valonas.

Si los valones, una región con algo más de 3,5 millones de habitantes, siguen manteniendo el bloqueo a un acuerdo que afecta a unos 545 millones de europeos y canadienses, el acuerdo no morirá, sino que se postergará.

El estrecho límite de 48 horas para firmar el tratado es, en realidad, un asunto más de forma que de fondo, pues nada impide técnicamente que el acuerdo se firme más adelante, una vez logre la unanimidad de los 28 Estados miembros de la UE, incluida la contestataria mitad francófona de Bélgica.

Desde el Parlamento Europeo ya se asume que los valones no cederán antes del jueves.

El presidente de la Eurocámara, el socialista alemán Martin Schulz, declaró hoy a Efe que está “convencido de que se puede lograr pronto” un consenso, pero que este podría tardar varias semanas.

La nueva fecha que comienza a planear en las agendas europeas es la del 11 de noviembre, cuando se celebrará el próximo consejo de ministros de Comercio de la UE.

Acerca de ProfesionalesHoy (10960 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy