Última hora

El yen y la caída de las ventas en EEUU lastran a Toyota

Tokio, 8 nov (EFE).- El líder nipón del automóvil, Toyota Motor, vio sus ganancias mermadas en el primer semestre pese a que mejoró sus ventas en Japón y el resto de Asia, lo que no pudo contrarrestar su caída en Estados Unidos y el lastre de la apreciación del yen.

Entre abril y septiembre, primer semestre del año fiscal nipón, Toyota se embolsó 946.173 millones de yenes (8.207 millones de euros), un 24,8 por ciento interanual menos.

Su beneficio operativo ascendió a 1,11 billones de yenes (9.453 millones de euros), un 29,5 % menos que en el mismo periodo del año precedente, y su resultado bruto de explotación (ebitda) disminuyó un 29,8 % hasta 1,17 billones de yenes (10.152 millones de euros).

Los resultados están en línea con lo previsto por la mayoría de los analistas, y vuelven a reflejar la alta exposición de los grandes exportadores nipones -y en particular de los fabricantes automotrices- a la volatilidad de los mercados de divisas.

La facturación por ventas de Toyota retrocedió un 7,2 por ciento hasta 13,07 billones de yenes (113.415 millones de euros), a pesar de que Toyota vendió un 2,0 por ciento más de vehículos durante el primer semestre, hasta alcanzar los 4,36 millones de unidades.

La devaluación del yen frente al euro y al dólar restó 565.000 millones de yenes (4.900 millones de euros) al resultado operativo de Toyota, que también se anotó en rojo un incremento en los costes de producción de 225.000 millones de yenes (1.951 millones de euros).

Si se excluye el impacto de tipos de cambio negativos, Toyota habría incrementado su beneficio operativo gracias a “la reducción de costes y los esfuerzos de mercadotecnia”, explicó en rueda de prensa el vicepresidente ejecutivo de la empresa, Takahiko Ijichi.

El directivo admitió que la compañía “continuará afrontando un entorno duro” debido a la debilidad de la demanda a nivel global y a los tipos de cambio desfavorables, y añadió que Toyota “continuará haciendo las inversiones necesarias para crecer en el futuro”.

Por regiones, Toyota incrementó sus ventas en Japón y en el resto de Asia, su segundo y tercer mercado respectivamente, mientras que en Norteamérica -principal destino de sus vehículos- comercializó un 0,9 menos de unidades, hasta los 1,4 millones de vehículos.

La débil evolución de las ventas de Toyota a nivel global le ha hecho perder el trono mundial del automóvil frente a su mayor competidor, el alemán Volkswagen, durante los seis primeros meses del año natural.

Toyota comercializó 4,99 millones de automóviles entre enero y julio, lo que supone un 0,6 % interanual menos, mientras que Volkswagen vendió 5,12 millones de vehículos en el mismo período, lo que supone un 1,5 % más.

Para el actual ejercicio, e incluyendo a sus subsidiarias Daihatsu y Hino, Toyota prevé comercializar un total de 10,1 millones de vehículos, lo que supone 50.000 menos que su estimación anterior.

No obstante, el gigante nipón ha revisado al alza su estimación de ganancias para el año fiscal, que concluirá el 31 de marzo de 2017, gracias a la evolución positiva de los tipos de cambio y a sus medidas para mejorar la rentabilidad.

Toyota prevé embolsarse un beneficio neto de 1,55 billones de yenes (13.444 millones de euros), lo que supone un 6,9 % más que su cálculo publicado en agosto y un retroceso interanual del 33 %.

Su beneficio operativo ascendería a 1,7 billones de yenes (14.745 millones de euros), un 6,25 % más que su estimación anterior y un descenso interanual del 40,4 %.

Asimismo, ha dejado intacta su estimación de ingresos por ventas, que retrocederían un 8,5 % interanual hasta los 26 billones de yenes (225.572 millones de euros).

Acerca de ProfesionalesHoy (10979 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy