Última hora

El PIB nipón encadena su tercer avance trimestral gracias a las exportaciones

Tokio, 14 nov (EFE).- La economía de Japón creció entre julio y septiembre por tercer trimestre consecutivo impulsada por las exportaciones, aunque volvió a mostrar síntomas de debilidad en los componentes clave del consumo doméstico y la inversión empresarial.

El producto interior bruto (PIB) nipón creció en el tercer trimestre del año un 2,2 por ciento a ritmo interanual, una subida por encima de lo previsto por los analistas y que supone la primera vez que se encadenan tres avances trimestrales consecutivos desde 2013.

Entre julio y septiembre, la tercera economía mundial se expandió a su vez un 0,5 por ciento respecto al trimestre precedente, según los datos publicados hoy por la Oficina del Gabinete.

Estos datos mejoran su rendimiento durante el segundo trimestre del año, cuando el PIB japonés había avanzado un 0,7 por ciento interanual y un 0,2 por ciento respecto al primer trimestre.

No obstante, la evolución está lejos de contentar al Ejecutivo nipón vistos los problemas estructurales que aún arrastra la economía, y ante la actual coyuntura exterior marcada por la incertidumbre tras la victoria de Donald Trump en los comicios presidenciales de Estados Unidos.

En el período julio-septiembre, el gasto de los hogares, un pilar que supone prácticamente el 60 por ciento de la economía nipona, avanzó un 0,1 por ciento intertrimestral, el mismo ritmo al que había avanzado entre abril y junio.

Por su parte, la inversión de capital corporativo, otro componente fundamental para la estrategia económica del actual Gobierno del primer ministro Shinzo Abe para estimular la recuperación, se mantuvo plana tras retroceder un 0,1 por ciento el trimestre previo.

La debilidad del consumo doméstico se debió a unas “condiciones climatológicas desfavorables” marcadas por la abundancia e intensidad de los tifones que azotaron Japón este verano, según explicó el ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga, en rueda de prensa.

Suga también destacó la mejoría en los indicadores de empleo y de ingresos, pese a que las subidas salariales que promueve el Ejecutivo no se han materializado y continúan lastrando el gasto de los hogares.

Las empresas, por su parte, volvieron a mostrarse demasiado cautas a la hora de invertir debido a la inquietud sobre la economía global y a la apreciación del yen -una tendencia que merma sus ingresos en el exterior-, y a pesar de los esfuerzos del Ejecutivo y del banco central nipón para promover su gasto.

Asimismo, la inversión pública, también incluida entre las palancas de crecimiento de “Abenomics” -el agresivo programa de reforma económico impulsado por Abe-, retrocedió un 0,7 por ciento respecto al trimestre anterior.

En cambio, las exportaciones, otro de los motores de la segunda economía de Asia, avanzaron un 2,0 por ciento intertrimestral aupadas por las mejores ventas de componentes electrónicos, mientras que las importaciones cayeron por cuarto trimestre consecutivo.

La evolución a corto y medio plazo de la economía nipona estará marcada en parte por los movimientos de la nueva Administración estadounidense, cuyas políticas podrían afectar tanto a la relación mercantil con EEUU -segundo socio comercial de Japón- como a los tipos de cambio, según los analistas nipones.

“El yen se ha debilitado ante el sentimiento de riesgo en los mercados a raíz de las elecciones, pero todavía se desconoce cómo será el mandato de Trump y si continuará la depreciación del yen”, señaló en este sentido el analista Toru Suehiro, de Mizuho Securities, en declaraciones a la agencia Kyodo.

Los inversores de la Bolsa de Tokio acogieron hoy con optimismo los datos del PIB nacional y el fuerte avance que registró el verde frente a la divisa nipona, lo que favoreció un avance del índice Nikkei del 1,71 por ciento hasta los 17.672,62 puntos, su mayor nivel en nueve meses.

Acerca de ProfesionalesHoy (10960 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy