El miedo a la política de Trump dispara los intereses de la deuda soberana

Madrid, 20 nov (EFE).- Los mercados de deuda europeos y norteamericanos han registrado una oleada de ventas desde la victoria de Donald Trump en EEUU la semana pasada, ante el temor a que la política económica del nuevo presidente dispare la inflación.

Trump realiz√≥ durante la campa√Īa numerosas promesas de aumento del gasto p√ļblico, una medida que, adem√°s de impulsar al alza los precios, elevar√≠a el d√©ficit de una econom√≠a que ya se caracteriza por su alto endeudamiento, por lo que los inversores han comenzado a exigir mayores intereses por adquirir deuda estadounidense.

Estas presiones se han trasladado a los países europeos, que se ven obligados a pagar más para conseguir financiación y competir con las emisiones de EEUU.

As√≠, el rendimiento del bono espa√Īol a diez a√Īos ha subido hasta el 1,63 %, desde el 1,25 % que marc√≥ el 8 de noviembre, el d√≠a de los comicios norteamericanos, y se ha situado en m√°ximos desde el 24 de junio, el d√≠a posterior al “brexit”.

Este repunte ha tenido lugar después de que en agosto el bono nacional cotizase por debajo del 1 %, en las cotas más bajas de su historia.

La deuda estadounidense al mismo plazo ha rebotado hasta unos intereses del 2,35 %, frente al 1,86 % que registró el martes de la semana pasada; mientras que el bono alemán se ha elevado hasta el 0,27 %, desde el 0,19 %.

El impacto ha sido menor en el pa√≠s germano, ya que cuando hay dudas, el inversor tiende a refugiarse en el Bund, al tiempo que se aleja de la deuda de la periferia europea, lo que “castiga” a Espa√Īa.

Aunque el detonante de esta situaci√≥n ha sido EEUU, hay otros factores: la inflaci√≥n en Europa est√° en su nivel m√°s alto desde hace un a√Īo y medio y la tendencia es creciente, por lo que existe el sentimiento de que el BCE podr√≠a ir reduciendo gradualmente los est√≠mulos y que subir√° tipos antes de lo previsto.

No obstante, los expertos recuerdan que el organismo que preside Mario Draghi mantiene su programa de compras de activos, por lo que el posible impacto de la incertidumbre se ve muy atenuado.

Por ello, el analista de Self Bank Felipe L√≥pez-G√°lvez defiende que la rentabilidad del bono espa√Īol no llegar√° al 2 % en el pr√≥ximo a√Īo, aunque s√≠ opina que ha tocado suelo y es improbable que volvamos a ver intereses por debajo del 1 %.

El √ļltimo sondeo de Bloomberg prev√© que el bono espa√Īol se sit√ļe en el 1,7 % a finales de 2017, y en el 2,3 % a finales de 2018.

Con respecto al futuro, el mercado ya ha descontado que la Reserva Federal de EEUU subirá los tipos de interés en diciembre, aunque si realizase más ajustes la rentabilidad de la deuda norteamericana subiría, y se produciría un movimiento de capitales desde bonos europeos a bonos estadounidenses.

Adem√°s, el calendario pol√≠tico a corto plazo est√° lleno de citas que podr√≠an contribuir a un aumento de la volatilidad, como el refer√©ndum italiano de diciembre o las elecciones presidenciales francesas, que tendr√°n lugar en abril del pr√≥ximo a√Īo.

Tras el varapalo que supuso el “brexit”, la victoria de fuerzas euroesc√©pticas que pongan en riesgo la uni√≥n monetaria podr√≠a provocar un nuevo terremoto en el mercado de deuda.

Acerca de ProfesionalesHoy 12567 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy