Última hora

Los nacionalistas, claves para dar vía libre a la tramitación presupuestaria

Madrid, 20 nov (EFE).- Los grupos parlamentarios del PNV y de la antigua convergencia (PDECat) se han convertido en piezas clave para dar vía libre a la tramitación de los presupuestos de 2017, ya que sus posibles abstenciones en el primer debate de totalidad podrían garantizar el inicio de la tramitación presupuestaria.

El primer examen que afrontará el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado en el Congreso, una vez aprobado el techo de gasto, será la votación de enmiendas a la totalidad, que para que sean rechazadas, necesitan la mayoría simple.

El PP (134 escaños) tendría garantizados los votos de Ciudadanos (32), Coalición Canaria (1), UPN (2) y de Foro Asturias (1) y le bastarían 10 abstenciones, que podrían provenir de Nueva Canarias (1), PNV (5) y del Partido Democrático de Cataluña (4 de 8).

De esta forma el Ejecutivo se garantizaría un empate de 170 diputados que llevaría a tener que repetir la votación hasta tres veces, según marca el artículo 88 reglamento del Congreso.

A la tercera votación, las enmiendas a la totalidad decaerían y la tramitación presupuestaria seguiría su camino con el fin de recibir enmiendas parciales.

De hecho, también cabe la posibilidad de que el PP recabe, incluso el voto favorable de los nacionalistas, o la abstención de los 8 diputados catalanes y no sólo de 4, con lo que el rechazo a la totalidad saldría a la primera.

El Ejecutivo debe salvar antes la aprobación del Acuerdo de techo de gasto en las Cortes y para ello negocia intensamente con el PSOE y Ciudadanos en reuniones continuas en las que todo está abierto y no hay cifra sobre la mesa.

Fuentes gubernamentales desean que el límite de gasto no financiero de 2017 -que irá acompañado por un nuevo cuadro macroeconómico y los objetivos de déficit y deuda- pueda ser ratificado definitivamente antes de Navidad, entre la segunda y tercera semana de diciembre, y señalan que “más pronto que tarde” se llevará primero al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) y luego al Consejo de Ministros.

El Ministerio de Hacienda negocia con las comunidades autónomas socialistas, que quieren garantizarse una meta de déficit mayor para 2017 después de que para 2016 se vaya a elevar al 0,7 % del PIB, aunque Hacienda incide en la necesidad de cumplir con la regla que limita el aumento del gasto al 1,3 %.

De forma paralela, el Ejecutivo debate con Ciudadanos un techo de gasto que incluya mayor recaudación vía impuestos, con una reforma en profundidad del impuesto de sociedades, que contaría con el beneplácito del PSOE y que Unidos Podemos tampoco ve mal.

Los cambios que se barajan en Sociedades -que podrían incluir la supresión de algunas bonificaciones- permitirán cubrir la merma de recaudación que generará el año que viene la devolución a las empresas de lo abonado de más en 2016 en los pagos adelantados.

El propio Gobierno cifró ese impacto en 2.205 millones de euros en el proyecto presupuestario remitido a Bruselas a mediados de octubre, aunque algunos expertos fiscales lo elevan a 3.000 millones.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, que es quien negocia con Ciudadanos, ha explicado esta semana que se buscará la manera de racionalizar el impuesto “eliminando algunos aspectos que, de algún modo, están teniendo un impacto negativo en la recaudación, como ocurrió con las retenciones a cuenta”.

Fuentes cercanas a la negociación con los grupos aseguran que sobre la mesa también ha estado la subida del IVA, algo que bajo ningún concepto sería aceptado por la formación naranja, que en varias ocasiones ha recordado que también votarían en contra de un techo de gasto inferior al de 2016, que fue de 123.394 millones de euros (un 4,4 % más bajo que el de 2015).

De momento, a las partes no se les ha mostrado una cifra concreta de techo de gasto y las conversaciones versan sobre si cuadrar el déficit con Bruselas vía ingresos o con reducción de gastos.

Los equipos en liza dicen que el Ejecutivo se muestra reacio a reducir el gasto efectivo y es mucho más partidario de aumentar la recaudación, por eso los ojos están puestos en el impuesto al tabaco, a los hidrocarburos o en los impuestos medioambientales.

Y es que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya ha avanzado que el reto es subir los ingresos sin tocar “los impuestos más importantes”.

Acerca de ProfesionalesHoy (11045 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy