El nuevo plan de vivienda tendrá ayudas a los desahuciados de unos 150-400 euros

Madrid, 15 dic (EFE).- El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha anunciado hoy que el nuevo plan de vivienda para el periodo 2018-2021 incluirá un programa específico de ayudas para personas en situación de desahucio que, a la espera de que se concrete el importe, podría rondar entre los 150 y 400 euros al mes.

Estas ayudas serán complementarias a las líneas con las que ya cuentan las comunidades autónomas para proteger a los colectivos más vulnerables, según ha explicado el titular del departamento al término de la conferencia sectorial de vivienda que ha mantenido con las comunidades autónomas.

El objetivo es crear un fondo social de vivienda en el que los propietarios puedan incorporar aquellas viviendas vacías que lo deseen en régimen de alquiler y sea el Estado el que pague directamente la ayuda a los dueños de los inmuebles.

Con respecto a la cantidad de la ayuda, De la Serna ha agregado que aún se debe debatir y que dependerá del acuerdo que se alcance con los servicios sociales de los ayuntamientos.

Esta ayuda será uno de los ejes del nuevo documento, que Fomento también quiere negociar con los partidos políticos a partir del lunes. De igual modo, De la Serna quiere mantener contactos con el sector financiero, social y de la construcción para recibir sus sugerencias y, si es posible. incorporarlas al documento final.

De hecho, las propuestas se recibirán hasta finales de este año. Posteriormente, en febrero, se contará con un borrador que se espera que cuente con el máximo acuerdo y su tramitación se iniciará en primavera. Además, Fomento y las comunidades deberán definir aún si el nuevo plan de vivienda se extenderá más allá de 2021.

El nuevo plan también se articulará en torno a las ayudas al alquiler de vivienda para las personas con menos recursos. En este sentido, se van a flexibilizar los trámites para dar más capacidad a las comunidades autónomas y que sean ellas las que establezcan la modalidad de las convocatorias.

Por otro lado, se ha acordado que el pago de las ayudas no sea mensual ya que ello dificultaba la gestión aunque aún está pendiente definir la nueva periodicidad.

Con respecto a las ayudas a la rehabilitación, regeneración y renovación urbana, se abre ahora la posibilidad de que vayan directamente a viviendas de particulares, así como a edificios residenciales pero de forma individualizada para cada piso.

Fomento mantendrá reuniones con la banca a fin de establecer nuevas fórmulas de financiación.

También se quieren reforzar los programas de eficiencia energética, bien elevando del 30 % al 40 % la ayuda o vinculándola a la renta. Asimismo, también se rebajará la antigüedad de los edificios y viviendas que pueden optar a ayudas a la rehabilitación. Hasta ahora el límite era el año 1981.

El plan también propone ayudas de accesibilidad por movilidad reducida y para aquellos de más de 65 años que llegarán al 75 % del coste, se ampliará más allá de tres años el periodo de carencia para los promotores y se alargará hasta finales de 2018 o, incluso hasta junio de 2019, el plazo para los proyectos de rehabilitación más complejos.

Según ha señalado De la Serna, que concretará el lunes en el Congreso las líneas estratégicas, el objetivo es insistir en las líneas fundamentales de los planes anteriores pero adaptarlas a la nueva realidad económica y evitar rigideces.

El pasado viernes, el Consejo de Ministros prorrogó además durante un año el actual plan de vivienda 2013-2016, que finaliza el próximo 31, a fin de que los beneficiarios no pierdan las ayudas a partir del 1 de enero.

Acerca de ProfesionalesHoy 12560 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy