Grecia cierra 2016 sin despegar y atrapada en la espiral de las reformas

Atenas, 16 dic (EFE).- En su séptimo año de crisis y tras haber firmado su tercer rescate, Grecia continuó sin despegar económicamente en 2016, atrapada en la espiral de las reformas y con una sociedad asfixiada por los incesantes recortes y desencantada con las promesas izquierdistas incumplidas de Alexis Tsipras.

Los optimistas, no obstante, podrían interpretar 2016 como un vaso medio lleno. Tras la caída económica registrada en 2015, el año de las dobles elecciones y del triunfo de Syriza, el curso que está a punto de acabar ha dejado algunas cifras positivas.

El paro ha continuado reduciéndose, de un récord del 26 % en 2014, hasta el 23,4 % en agosto pasado (última cifra oficial); el índice de la producción industrial ha remontado en los primeros nueve meses (hasta el 1,8 %) y el PIB se ha incrementado ligeramente en el segundo (0,3 %) y tercer trimestre (0,8 %).

Todo esto ha ocurrido a pesar de que los controles de capital introducidos en verano de 2015 aún siguen vigentes.

Pero las cifras siempre permiten varias lecturas, y así los pesimistas advierten de que las cifras son solo positivas en comparación con 2015, el ‘annus horribilis’ que hizo tambalearse a Grecia poniéndola al borde del precipicio.

Los pesimistas hacen otra lectura y señalan la evolución del turismo, el principal motor de la economía helena. Si bien las llegadas aumentaron en los primeros nueve meses en un 3,5 %, la facturación se redujo un 5,5 %.

Incluso las cifras del paro permiten una segunda interpretación: gran parte de la reducción del desempleo se debió al fuerte aumento del trabajo a tiempo parcial, lo que se traduce en salarios de 400 euros al mes -o incluso menos- que no alcanzan para llegar a fin de mes.

2016 fue además, por enésima vez, año de recortes y aumento de impuestos.

El IVA volvió aumentar, del 23 % al 24 %, lo hizo también el impuesto sobre la renta, y lo hicieron nuevamente las cotizaciones a la seguridad social.

Al mismo tiempo volvieron a bajar las pensiones, que acumulan ya una docena de caídas en los siete años de crisis.

Todo esto ha conducido a que los griegos se vean cada vez mas asfixiados en su economía doméstica y que la deuda privada haya alcanzado el mismo nivel que la pública, unos 328.000 millones de euros.

Si bien uno de los principales objetivos del Gobierno de Tsipras era combatir el fraude fiscal, una de las grandes lacras del país, esta creciente presión tributaria está produciendo el efecto contrario, un problema no solo para las arcas del Estado sino para las carteras de los bancos.

En torno a la mitad de los créditos bancarios están en mora (antes del comienzo de la crisis tan solo era el 4,8 %), en su mayor parte porque la gente ya no puede apretarse más el cinturón, siendo residual el porcentaje de los que se aprovechan de la situación y no pagan aunque pudieran hacerlo

Entre que los ciudadanos deben a los bancos y al Estado y el Estado les debe a ellos -hay retrasos en el pago de pensiones, en la devolución de impuestos, deudas a proveedores… que suman un total de 8.000 millones de euros- la economía no obtiene la liquidez que necesitaría para poder arrancar.

Unos fondos que tampoco llegan de fuera, pues la falta de inversiones extranjeras, que tanto anhela el Gobierno, no se ve factible mientras Grecia no vuelva a los mercados financieros.

Para romper este círculo, insistió el Gobierno durante este año, es necesaria una decisión sobre la reestructuración de la deuda, no solo a corto, sino a medio y largo plazo.

El Gobierno se cansa de advertir de que si no vuelve la inversión a Grecia, el país no puede salir de la crisis y de la trampa de los rescates, y la ciudadanía terminará de dar la espalda a los políticos.

La espalda a Tsipras ya se la han dado, como demuestra una encuesta elaborada en otoño por Public Issue, publicada nada menos que por el diario de Syriza ,”Avyí”, según la cual el 90 % de los encuestados dice sentirse insatisfecho con el trabajo del Gobierno. Sin olvidar que un 80 % dice lo mismo de la oposición.

Mientras, en los debates públicos del país, ya planea el fantasma de un cuarto rescate.

Acerca de ProfesionalesHoy 16406 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy