Los precios se disparan al 3 % en enero por la subida de la luz y los carburantes

Madrid, 31 ene (EFE).- La subida de la luz y de los carburantes ha disparado la inflación al 3 % en enero, respecto a un año antes, marcando así la mayor tasa desde finales de 2012, un alza que las previsiones tanto del Gobierno como de los expertos consultados apuntan que se moderará en unos meses.

El incremento interanual de los precios, el mayor en un mes de enero de los últimos seis años, se explica, fundamentalmente, por el encarecimiento de la electricidad y los combustibles (gasoil y gasolina), frente a los abaratamientos que experimentaron ambos el año pasado.

No obstante, además de la influencia de los productos energéticos en la cesta de la compra, el Gobierno apunta a “efectos de segunda ronda” que genera la vinculación al IPC de los precios de los servicios públicos, por lo que el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha anunciado la próxima aprobación de un decreto de desindexación de precios.

De Guindos ha previsto, asimismo, que el repunte de la inflación registrado en enero dure unos meses y a partir del segundo trimestre se modere y converja con la inflación subyacente, que está en el 1 %.

En el mismo sentido, los expertos consultados por Efe consideran que, aunque en los próximos meses, haya un incremento de los precios de la energía, con su consiguiente impacto en el IPC, se moderará en los siguientes meses para cerrar el año en torno al 1,5 %.

Desde el IEE, Joaquín Blanco ha calculado que la subida de los productos energéticos en enero se habrá situado en torno al 7-8 %, muy superior a la de diciembre (4,7 %) y que contrasta con las caídas incluso superiores al 5 % marcadas a lo largo de 2016.

De cara a los próximos meses, el experto del IEE prevé que la energía siga tirando del IPC al alza, con fuertes subidas que irán disminuyendo a lo largo del año, de forma que la inflación cierre 2017 cerca del 1,5 %, por encima de sus previsiones iniciales.

En los mismos términos se mueve el responsable de análisis macroeconómico de Analistas Financieros Internacionales (AFI), Daniel Fuentes, quien también apuesta por una inflación alta los primeros meses del año, que se irá moderando para cerrar en el 1,5 %, por un efecto base del petróleo, y quedarse con un promedio anual del 2,3 %.

A su juicio, la inflación armonizada en España, que en enero alcanzó el 3 %, ha crecido respecto a diciembre el doble que en el conjunto de la zona euro, lo que ha achacado a la vulnerabilidad de España en materia energética.

“España es más dependiente energéticamente que muchos de los países del entorno, lo que pasa es que ahora vemos la cara negativa”, ya que en los dos últimos años “hemos disfrutado de la cara amable de los precios energéticos”, ha resaltado Fuentes, quien ha denominado la situación actual de una “normalización de la inflación”.

Para el profesor de Economía de la escuela de negocios Esade Josep Comajuncosa, este diferencial de inflación respecto a la zona euro “es un problema”, porque implica una pérdida de competitividad que ya no se puede recuperar depreciando una moneda y sólo se podrá contener bajando salarios.

“Nos encontramos con un alza de los precios registrada por deficiencia en la competitividad de la economía, gracias a la existencia de sectores oligopolisticos y no suficientemente competitivos que pueden cargar al consumidor aumentos de precios por encima de lo que sería justificable”, ha subrayado Comajuncosa.

Desde los sindicatos, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha advertido del impacto que tiene la subida del IPC en las pensiones (que en 2017 se han revalorizado el 0,25 %), algo “absolutamente insoportable”.

Acerca de ProfesionalesHoy 14892 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy