Dos años de recesión elevan el desempleo a niveles históricos en Brasil

Río de Janeiro, 31 ene (EFE).- Las cifras de desempleo en Brasil, que terminó el pasado año con cerca de 12,3 millones de parados, el 12,0 % de la población económicamente activa, constituyen un récord histórico y confirman la gravedad de la crisis que azota al país.

En los dos últimos años, en que ha sufrido una recesión sin precedentes en varias décadas, Brasil no solo fue incapaz de generar nuevos empleos sino que destruyó millones de los puestos generados durante la década anterior, según el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

De acuerdo con el organismo oficial, Brasil terminó 2016 con 11,8 millones de desempleados (11,5 % de la población activa), un 37 % más que en 2015, cuando los parados eran 8,6 millones (8,5 %).

El número es el mayor en la historia del país y prácticamente dobla al de 2014 (6,7 millones de parados o el 6,8 % de la población activa), el último año antes de que Brasil entrara en recesión.

Además de no generar suficientes empleos para los trabajadores que ingresaron al mercado laboral, Brasil destruyó el año pasado puestos de trabajo, pasando de 92,1 millones de empleados de 2015 hasta 90,4 millones en 2016.

“La población con edad de trabajar aumentó un 5,8 % entre 2012 y 2016. La expectativa era que la población ocupada subiese en esa misma proporción, pero solo aumentó un 1 % en el período”, explicó el coordinador de los estudios sobre empleo y renta del IBGE, Cismar Azeredo, en una rueda de prensa.

“Y en esos cinco años el número de desempleados saltó en un 65 %, con lo que 4,7 millones de nuevos trabajadores se sumaron al contingente que continúa buscando empleo”, agregó.

Las cifras del último trimestre de 2016 son aún más dramáticas pese a que históricamente el desempleo tiende a bajar por la temporada de Navidad.

En el cuarto trimestre del pasado ejercicio Brasil tuvo un récord de 12,3 millones de desempleados (12,0 % de la población activa), y el número de empleados cayó un 2,1 % en el período.

Paralelamente, el salario medio se contrajo un 2,3 por ciento, situándose en 2.029 reales (unos 615 dólares).

La crisis se tradujo también en la pérdida de más de 1,4 millones de usuarios de planes de salud privados, según datos de la Agencia Nacional de Salud (ANS).

Por si no fuera suficiente, hoy se conoció que el déficit de las cuentas públicas también registró un récord histórico de 155.791 millones de reales (unos 50.255,2 millones de dólares), equivalente al 2,47 % del PIB.

Por tercer año consecutivo, en 2016 los gastos del Estado brasileño superaron los ingresos y la previsión del Gobierno es que los resultados continúen negativos en 2017, con una proyección de déficit fiscal de 143.100 millones de reales (unos 46.161,3 millones de dólares).

Las estimaciones de los analistas no dejan lugar al optimismo: La economía brasileña se contrajo en 2015 un 3,8 %, su peor resultado en los últimos 25 años, y los cálculos de 2016 apuntan a una caída del 3,5 %, con lo que el país encadenó dos años consecutivos de crecimiento negativo por primera vez desde la década de 1930.

Los expertos prevén un aumento del desempleo en los próximos meses en un contexto de recuperación muy lenta, con una crecimiento del 0,5 % en 2017.

“Entramos en una recesión profunda. Pero vamos a salir de la recesión y a obtener en 2017 un crecimiento y, con él, una reducción del desempleo”, afirmó el presidente brasileño, Michel Temer, en un discurso hoy ante empresarios.

Más contundente fue su ministro de la Presidencia, Eliseu Padilha, quien defendió la adopción de medidas urgentes para generar empleos, en una reunión este martes del Consejo de Desarrollo Económico y Social, un órgano consultivo del Gobierno que cuenta con la participación de empresarios y trabajadores.

“No podemos tener una tasa de desempleo que es incompatible con la historia de Brasil y con lo que se está viendo en otros países en desarrollo”, dijo el ministro.

Acerca de ProfesionalesHoy 16794 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy