Repsol firma su mayor beneficio en cuatro años y se aplica en bajar la deuda

Madrid, 23 feb (EFE).- Repsol firmó en 2016 su mayor beneficio neto en cuatro años -1.736 millones de euros- y logró recortar su deuda neta un 32 %, hasta 8.144 millones, gracias a la contención de las inversiones y a los programas de eficiencia puestos en marcha para hacer frente a la caída de los precios del petróleo.

Para este año la petrolera española prevé reducir aún más su deuda, hasta 6.800 millones, y abrir algo la mano con las inversiones, que aumentarán un 12,5 %, hasta 3.600 millones, según ha avanzado su consejero delegado, Josu Jon Imaz, en un encuentro con analistas.

Imaz ha señalado que 2016 ha sido un año “exigente” en el que la compañía ha demostrado “su capacidad de generar valor” y de hacerlo “de forma sostenible”.

Esa capacidad se ha traducido en un beneficio neto de 1.736 millones que contrasta con las pérdidas 1.398 millones registradas en 2015.

El beneficio neto ajustado -que excluye los extraordinarios y el efecto de los inventarios- se situó en 1.922 millones, un 4 % más que en 2015, ejercicio en el que se incluyeron resultados financieros excepcionales de 500 millones por la revalorización del dólar en un momento en el que Repsol acababa de recibir en esa moneda la indemnización por la expropiación de YPF en Argentina.

El beneficio bruto de explotación (ebitda) creció el 18 % y se situó en 5.226 millones.

La petrolera española espera alcanzar este año un ebitda (con los inventarios valorados a coste de reposición) de 6.200 millones.

Por áreas de negocio, la actividad de “upstream” (exploración y producción) logró un beneficio neto ajustado de 52 millones, frente a las pérdidas de 925 millones de 2015.

La compañía cerró el ejercicio con una producción media de 690.200 barriles equivalentes de petróleo al día, un 23 % más que en 2015.

Este incremento se debe, sobre todo, a la contribución de Brasil, Noruega, Venezuela, Perú y Norteamérica.

Repsol elevó sus reservas de hidrocarburos hasta 2.382 millones de barriles, con una tasa de reemplazo del 103 %.

Estas reservas garantizan, según la empresa, una producción media de 700.000 barriles al día hasta 2020, ritmo que se mantendrá hasta 2025 con otros descubrimientos que se empezarán a desarrollar en los próximos dos años.

La compañía prevé mantener hasta 2020 una tasa de reposición de reservas media del cien por cien.

En el área de “downstream” (refino y comercialización), el beneficio neto ajustado se situó en 1.883 millones, un 12 % menos que en 2015, ejercicio en el que se registraron márgenes de refino especialmente altos. El negocio químico mejoró su resultado un 30 %.

La deuda neta de Repsol se redujo en 3.790 millones, un 32 %, y se situó al cierre del pasado ejercicio en 8.144 millones.

El ratio de deuda neta sobre ebitda mejoró un 42 %, hasta situarse en 1,6 veces.

Según Imaz, Repsol prevé reducir su deuda neta hasta 6.800 millones al cierre del presente ejercicio, lo que supondría un descenso del 16 %.

Ese recorte dejaría la relación entre deuda y ebitda en 1,1.

En 2016, Repsol superó su objetivo de sinergias y ahorros por eficiencia, que se elevaron a 1.600 millones, un 50 % más de lo previsto.

La petrolera espera aumentar esta cifra en 2017 hasta los 2.100 millones.

Repsol prevé invertir 3.600 millones este año, un 12,5 % más que en 2016 (3.200 millones), pero aún por debajo de la cifra fijada en el plan estratégico, que era de 3.900 millones.

De la cifra prevista para 2017, 2.700 millones se destinarán al área de “upstream” (exploración y producción) y 800 millones a la de “downstream”.

En cuanto a los ejercicios posteriores, Imaz ha explicado que se mantienen las previsiones incluidas en el plan estratégico.

La petrolera ingresó el año pasado 5.100 millones por la venta de activos no estratégicos, cifra que supera en un 64 % las desinversiones contempladas en el plan estratégico para el conjunto de los ejercicios 2016 y 2017 (3.100 millones en total).

Acerca de ProfesionalesHoy 15779 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy