El euríbor cerrará febrero con un nuevo mínimo, en torno al -0,105 por ciento

Madrid, 26 feb (EFE).- El euríbor -indicador que más se utiliza en España para calcular el precio de las hipotecas- cerrará febrero con una nueva bajada que lo situará en torno al -0,105 %, lo que supone un nuevo mínimo histórico y significa que los titulares de estos préstamos se ahorrarán unos 52 euros al año.

A falta de solo dos sesiones hábiles para que termine el mes y se pueda calcular el dato exacto, que el Banco de España confirmará el próximo miércoles, febrero será el decimotercer mes consecutivo que este indicador se mantiene en terreno negativo.

Durante los dieciocho días hábiles que llevamos de mes, el euríbor ha oscilado entre un mínimo del -0,113 %, marcado el pasado viernes, y un máximo del -0,101 %, registrado el 3 de febrero.

De esta forma, una hipoteca media de 100.000 euros contratada a un plazo de 25 años que se revise utilizando el dato de febrero, se beneficiará de un descuento de unos 4,3 euros mensuales, que al año serán unos 52,4 euros.

Esta es la primera vez que para calcular el ahorro de los hipotecados hay que comparar entre dos registros negativos, pues febrero de 2016 fue el primer mes en la historia que este indicador cerró con signo negativo y desde entonces ha seguido evolucionando a la baja.

Ante este hecho inédito, en España se llegó a abrir un debate sobre si la banca acabaría pagando a los clientes por las hipotecas, algo que varias entidades se apresuraron a aclarar que nunca ocurrirá, pues al euríbor siempre se le suma un diferencial que decide cada banco, por lo que el saldo siempre sería a su favor.

La evolución del euríbor depende de las subidas o bajadas de tipos que aprueba el Banco Central Europeo (BCE), que actualmente los mantiene en el mínimo histórico del 0 %, según confirmó la entidad el pasado 16 de febrero.

Con el indicador en tasas negativas desde hace tantos meses, la banca ha tomado medidas para proteger su negocio, como subir el diferencial que aplica o introducir una cláusula “cero” en las hipotecas a tipo variable, que establece que el euríbor nunca podrá bajar del 0 %.

Pero los bajos tipos no son el único problema que tiene la banca, que ya ha empezado a devolver a sus clientes los miles de millones de euros que les cobró de más por las cláusulas suelo abusivas, después de que el Tribunal Supremo reconociera el pasado día 15 la retroactividad total a los afectados.

Aunque no todos los bancos cobraban cláusulas suelo -algunos las retiraron y otros han sostenido todo el tiempo que eran legales- el escándalo causado por este asunto, el enésimo que afecta a la banca, fue tan grave que el Gobierno tuvo que actuar y aprobó un real decreto que establecía un mecanismo extrajudicial para que la banca devolviera el dinero de forma gratuita y en tres meses.

En España, el diferencial más bajo al que se ha vendido una hipoteca ha sido de 0,17 puntos porcentuales, por lo que el euríbor a un año tendría que hundirse un poco más que eso para que una vez aplicado el diferencial, los intereses fueran negativos.

El indicador lleva ya varios años a la baja, desde septiembre de 2008, cuando alcanzó máximos históricos al situarse en el 5,5 %.

Pese a que el BCE no haya manifestado intención de subir tipos de momento, en los últimos meses cada vez son más los hipotecados que eligen un interés fijo para sus préstamos, ya que según los últimos datos del INE, de noviembre, de las nuevas hipotecas concedidas ese mes, el 31,8 % utilizó un tipo fijo, frente al 68,2 % que optó por uno variable.

Tras un largo periodo de tipos bajos, los expertos consultados consideran que los compradores prefieren protegerse de esta forma del riesgo que suponen las más que probables subidas de los intereses durante la vida de sus préstamos, que suele ser larga.

En noviembre, último dato disponible, la firma de hipotecas para la compra de una vivienda se disparó el 32,2 % y sumó 25.413 contratos, una subida que fue la segunda más importante de todo el año 2016, sólo superada por la de mayo (34,1 %).

Esta evolución va a acompañada de un dinamismo creciente en el mercado español de compraventa de viviendas, que cerró 2016 con un repunte del 13,6 %, la tercera subida anual consecutiva y la más relevante desde 2007, antes de que comenzara la crisis económica, según datos del INE.

Acerca de ProfesionalesHoy 14596 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy