Renfe lamenta que la multa de CNMC pueda llevar al grupo a pérdidas en 2016

Madrid, 6 mar (EFE).- El presidente de Renfe, Juan Alfaro, ha señalado hoy que la multa impuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) va a tener “un impacto significativo en las cuentas del grupo” de 2016 y llevaría a la compañía a entrar en pérdidas.

No obstante, Alfaro ha explicado, en una rueda de prensa, que Renfe tiene que ver primero cuál es el alcance real de la multa, ya que “lógicamente” va a recurrirla ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, además de que dependerá de la política de provisiones que decida el grupo respecto a la sanción.

La CNMC ha sancionado con unos 65 millones de euros al grupo Renfe y con 10,5 millones al Deutsche Bahn (DB) por dos conductas supuestamente contrarias a la competencia que se remontan a 2008 y que fueron ya corregidas voluntariamente por la compañía, ha recordado Alfaro.

La compañía aplicó una serie medidas, cuya puesta en marcha finalizó a principios de 2014, como la desinversión en Transfesa (donde tiene ahora un 20 %) y Semat, compañías participadas por Renfe, o el traspaso de las locomotoras y vagones por parte de Renfe Mercancías a la sociedad Renfe Alquiler, por lo que Alfaro ha considerado “injusta” la sanción.

El presidente ha manifestado “la más absoluta sorpresa” de la compañía por la cuantía “desproporcionada” de la multa que supone un 20 % del mercado total del transporte ferroviario de mercancías en España, que mueve unos 315 millones de euros al año.

Renfe anunció en enero que preveía mejorar en 50 millones de euros el resultado bruto de explotación (ebitda) en términos homogéneos de 2016, hasta situarlo en el entorno de los 450 millones, y en cerca 80 millones su resultado operativo, sin incluir provisiones y extraordinarios.

Renfe Mercancías, con una cuota del 70 % del transporte ferroviario de mercancías en España, ingresó 215 millones de euros (240 millones con empresas participadas) en 2016 y obtuvo un resultado bruto de explotación, ebitda, negativo de 8 millones, pérdidas que aumentan hasta 33 millones con las amortizaciones.

Alfaro ha destacado la puesta en valor de Mercancías que llevará a cabo la compañía a través de un plan estratégico 2017-2019, basado en un rediseño de la actividad comercial, con objetivos ambiciosos en cuanto a la captación de nuevos tráficos y, por tanto, incrementos de los ingresos, y la reducción del tamaño del activo y los recursos humanos, probablemente sobredimensionados, a fin de mejorar la productividad.

El objetivo es conseguir equilibrar este año la cuenta de resultados de Renfe Mercancías, para lo que ya se ha puesto un proceso de saneamiento urgente y la compañía espera obtener resultados extraordinarios de determinadas desinversiones (Transfesa, Semat y Pecovasa).

También se seguirá traspasando parte del parque de locomotoras a Renfe Alquiler y se reducirá la plantilla actual de 1.374 empleados a unos 950, mediante un plan de desvinculaciones acordado con los sindicatos.

Para 2018, se prevé consolidar ese equilibrio sin necesidad de recurrir a extraordinarios, que permita, a partir de 2019, ya a velocidad de crucero estabilizar el resultado a futuro, ha matizado.

Por otro lado, Alfaro ha asegurado que la idea que se barajó en un momento de incorporar a algún grupo logístico a Renfe Mercancías ya está descartada y el foco está puesto en el plan de gestión 2017-2019 para poner la sociedad en números negros y en condiciones de competir en el mercado.

Respecto de la posibilidad de que Adif y Renfe vuelvan a unirse, Alfaro ha precisado que la directiva europea permite que el administrador de infraestructuras y el operador bien presenten los servicios fusionados, bien mediante una integración vertical (hólding) o bien de manera separada, y se está analizando en estos momentos cuál es el mejor modelo para España a partir de 2020 con la liberalización.

Acerca de ProfesionalesHoy 16702 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy