Los test de estrés británicos contemplan una caída de la inversión extranjera

Londres, 27 may (EFE).- Los nuevos test de resistencia a la banca británica contemplan un escenario hipotético en que cae la inversión extranjera y sube la prima de riesgo de la deuda del Reino Unido, informó hoy el Banco de Inglaterra.

La institución dio detalles de las pruebas que se impondrán en 2017, cuyos resultados se revelarán a finales de año, a los siete principales bancos del país: Lloyds Banking Group, Barclays, HSBC, Nationwide, Royal Bank of Scotland (RBS), Standard Chartered y Santander UK, filial del español Banco Santander.

Estas entidades tendrán que demostrar un CET1 o ratio de capital común frente a activos de riesgo de al menos un 6,5 % -su media en las pruebas de 2016-, tras someterse a dos escenarios adversos hipotéticos, uno “cíclico” y otro “exploratorio”.

Si no cumplen estos requisitos, el Banco de Inglaterra les exigirá que amplíen su base de capital a fin de asegurar que cuentan con reservas para seguir ofreciendo crédito a la economía en caso de crisis, algo que el año pasado solo tuvo que hacer el RBS.

El principal escenario “cíclico” diseñado por el banco emisor contempla “un aumento repentino de la tasa de interés que piden los inversores por comprar activos en esterlinas y una caída asociada de la libra esterlina”.

La entidad explica que, en ese escenario, el “amplio déficit de cuenta corriente” hace al país “vulnerable a una caída del interés de los inversores extranjeros por activos del Reino Unido y a incrementos del coste de la financiación para los prestatarios de la economía real”.

Este escenario, que cubre el periodo entre 2017 y 2021, incluye recesiones a nivel nacional y global, además de la persistencia de multas a los bancos por mala conducta.

Plantea un retroceso del producto interior bruto (PIB) del 4,7 %, un aumento de los tipos de interés al 4 %, un descenso del 33 % del precio de la vivienda y una tasa de desempleo del 9,5 %.

Por otra parte, el escenario “exploratorio”, a siete años vista, “no se centra en los niveles de capital” sino en “cómo podrían los bancos cumplir con los requisitos regulatorios y construir modelos de negocio sostenibles en ese entorno”, explica el banco central.

Este escenario contempla un crecimiento global débil, tipos de interés constantemente bajos y un estancamiento del comercio global y de la actividad bancaria transfronteriza, con un incremento de la competencia a los grandes bancos por parte de los pequeños y de entidades no bancarias, así como multas por mala conducta.

El Banco de Inglaterra introdujo en 2013, con los primeros resultados en 2014, sus propios test de resistencia para los bancos del Reino Unido, que efectúa en paralelo y de forma independiente a los organizados por las instituciones europeas. EFE

Acerca de ProfesionalesHoy 14910 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy