Las hipotecas que se revisan a un año caen al 50 por ciento, según el Banco de España

Madrid, 29 mar (EFE).- El Banco de España ha constatado los cambios que se han producido en la forma en la que los españoles financian la compra de una vivienda, ya que aunque tradicionalmente, las hipotecas se constituían a tipo variable, han comenzado a crecer las de tipo fijo.

Y es que aquellos créditos hipotecarios que cuentan con un tramo de revisión de los tipos de interés hasta un año han pasado de representar entre el 80 % y el 90 % en 2010, a apenas un 50 % en la actualidad.

Así lo pone de manifiesto el Banco de España en el estudio publicado hoy “Los cambios recientes en los plazos de revisión de los tipos de interés de las operaciones nuevas de crédito a la vivienda”, en el que destaca que España se sitúa, dentro de la Unión Económica y Monetaria (UEM), en el grupo de países en los que la importancia de la financiación a tipo variable es más elevada.

No obstante, desde comienzos de 2010, se viene observando en España “una pérdida de peso de los nuevos préstamos, en los que el coste se revisa antes de un año”, ha añadido.

En este sentido, el Banco de España asegura que en una primera etapa, hasta mediados de 2015, se produjo un aumento de la proporción de los créditos con períodos iniciales de fijación del tipo de interés entre uno y cinco años, pero con posterioridad, “ha comenzado a crecer el segmento de más de cinco años, en el que se incluyen los contratos a tipo fijo”.

El organismo ha explicado que este cambio en las hipotecas ha venido acompañado de una reducción en el diferencial entre el tipo de interés aplicado a los préstamos a tipo fijo y variable (condiciones se renuevan en menos de un año), “lo que ha podido incentivar la demanda de los prestatarios de la primera modalidad”.

Por último, el organismo que dirige Luis María Linde ha indicado que la implicación “más relevante, a más largo plazo” del cambio en la estructura del mercado hipotecario es que los costes de financiación de los hogares se hacen menos sensibles a los movimientos en los tipos de interés, limitando de este modo el alcance de los impactos asociados a las decisiones de política monetaria.

“No obstante, dados los dilatados vencimientos de la deuda viva y lo reciente de los cambios en la composición de las nuevas operaciones, su impacto sobre el total de la cartera de créditos es aún muy limitado”, ha indicado.

En diciembre de 2016, el 96,6 % del saldo vivo de préstamos para adquisición de vivienda en España era a tipo variable y el 85,2 % utilizaba como referencia el euríbor a doce meses, ha concluido el Banco de España.

Acerca de ProfesionalesHoy 15376 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy