Draghi garantiza que los tipos de interés seguirán bajos durante un periodo extenso

Fráncfort (Alemania), 6 abr (EFE).- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha garantizado hoy que los tipos de interés seguirán bajos un periodo extenso pese a que existen diferentes posturas dentro del consejo de gobierno sobre la intensidad de los estímulos monetarios.

El BCE publicó hoy también las actas de la reunión de política monetaria del pasado 9 de marzo en las que dice que el consejo de gobierno consideró que era necesaria una política monetaria muy expansiva en la zona del euro para que suba la inflación.

El máximo órgano ejecutivo del BCE consideró en esa reunión “prematuro” hablar de cuándo se van a producir cambios en los tipos de interés por la incertidumbre sobre las perspectivas económicas y de inflación.

El BCE presta a los bancos al 0 % semanalmente y les cobra un 0,4 % por el exceso de sus reservas.

Las actas añaden que hubo “un amplio acuerdo respecto a mantener la política de comunicación de la postura de la política monetaria y la guía sobre la actuación en el futuro”.

Pero el presidente del Bundesbank (banco central de Alemania), Jens Weidmann, dijo hoy en un congreso de banca en Berlín en un tono muy moderado que se “podría imaginar una política monetaria menos expansiva” porque muchos indicadores económicos se desarrollan de forma positiva.

Si bien, reconoció Weidmann, que existe unidad en el consejo de gobierno del BCE en que “en estos momentos es adecuada una orientación expansiva de la política monetaria”.

Pero “sobre el grado adecuado de la expansión de política monetaria puede haber diferentes opiniones”, según el presidente del Bundesbank.

El desempleo en la zona del euro se sitúa actualmente en el 9,5 %, el nivel más bajo desde mayo de 2009, ha recordado Weidmann.

En las últimas semanas varios miembros del consejo de gobierno han mostrado en entrevistas posturas diferentes sobre el ritmo de retirada de los estímulos monetarios y de la subida de los tipos de interés, que han llevado a pensar que el BCE podría comenzar a subir las tasas de interés antes de lo que se esperaba, especialmente la tasa de depósito, que está en negativo y por ello cobra a los bancos por el exceso de reservas.

Sin embargo, el BCE todavía no está convencido de que la inflación suba suficientemente, pese a que reconoce que la economía se recupera y que ya desaparecieron los riesgos deflacionistas.

El BCE dice en las actas de la reunión de marzo “que el sentimiento general fue que no se puede confiar todavía suficientemente que la inflación convergerá a niveles consistentes con el objetivo del consejo de gobierno de una forma duradera y sostenida”.

La entidad tiene como objetivo una tasa de inflación cercana pero siempre por debajo del 2 %.

El consejo de gobierno considera que la inflación subyacente, que descuenta los elementos más volátiles como la energía y los alimentos, no indica un “repunte convincente”, especialmente porque el crecimiento de los salarios es tenue.

Coinciden en que han desaparecido las presiones deflacionarias en la zona del euro y que por ello se debían reducir los estímulos monetarios a partir de abril, como decidieron en diciembre.

El BCE compra desde abril deuda pública y privada por valor de 60.000 millones de euros mensuales, 20.000 millones de euros menos de la cantidad que ha adquirido durante el último año.

“Hubo un amplio acuerdo entre los miembros (del consejo de gobierno) de que la política monetaria actual sigue siendo apropiada”, dijo el BCE en las actas de la reunión del 9 de marzo

El presidente del BCE, que va a comprar deuda hasta finales de año, consideró en la conferencia en Fráncfort que hay motivos para ser cautelosos al valorar la subida de los precios.

La inflación, que en marzo bajó medio punto al 1,5 %, todavía depende de la política monetaria muy expansiva, según su presidente.

Y la inflación subyacente, que descuenta los elementos más volátiles como la energía y los alimentos frescos, todavía no se acerca al objetivo del BCE.

Draghi dijo que más del 90 % de la subida de la inflación de 1,4 puntos porcentuales desde noviembre del año pasado, hasta el 2 % de febrero, se explica por los precios de la energía y los alimentos.

Acerca de ProfesionalesHoy 13089 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy