Tsipras reconoce que aceptó medidas en el Eurogrupo que no considera necesarias

Atenas, 9 abr (EFE).- El primer ministro griego, Alexis Tsipras, reconoció hoy ante el Comité Central de Syriza que el acuerdo alcanzado en el Eurogrupo incluye medidas que su Gobierno no considera necesarias, pero garantizó que tomará contramedidas para paliar sus efectos.

“Hemos luchado por la implementación de un acuerdo sostenible. Existen medidas para el periodo posterior al programa de rescate que ni son necesarias ni las hubiéramos adoptado”, señaló Tsipras en la reunión convocada en un céntrico hotel de Atenas para explicar los acuerdos del Eurogrupo de Malta, este viernes.

Con ello aludió a los recortes de pensiones por un total de 1.800 millones de euros que deberá aplicar el Gobierno en 2019, un año que en principio es electoral si no se acaban celebrando comicios adelantados, como reclama prácticamente toda la oposición.

Desde que en febrero aceptara aplicar medidas adicionales para el periodo posterior al rescate, el Gobierno heleno centró las negociaciones de los últimos meses en intentar aplazar a 2020, es decir, después de los comicios, estos nuevos recortes a las pensiones, que supondrán el decimocuarto tijeretazo desde la firma del primer programa de asistencia, en 2010.

A ello se añadirán en 2020 medidas fiscales -fundamentalmente la reducción sensible del mínimo exento de imposición- por la misma cuantía.

Ante su partido Tsipras volvió a prometer que en paralelo a estas medidas se legislarán una serie de contramedidas de idéntico volumen, para así garantizar que no haya coste económico adicional.

El líder de Syriza aseguró que estas contramedidas -destinadas sobre todo a paliar los efectos de los nuevos recortes en los estratos más vulnerables- se aplicarán también de forma simultánea, es decir, en 2019 y 2020.

Esta promesa contrastan, sin embargo, con el acuerdo del Eurogrupo, que establece que Grecia solo podrá aplicar este tipo de contramedidas si supera los objetivos para el déficit primario, fijado en el 3,5 % del producto interior bruto (PIB) para 2018 y los años posteriores.

En las próximas semanas el Gobierno y las instituciones acreedoras (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Mecanismo Europeo de Estabilidad y Fondo Monetario Internacional) deberán todavía llegar a un acuerdo sobre el plazo durante el que Grecia deberá mantener este excedente primario.

El acuerdo sobre este punto es una de las condiciones necesarias para que pueda cerrarse la segunda evaluación del programa asociado al rescate y Grecia pueda recibir un desembolso de en torno a 7.000 millones de euros, cuantía que necesitará para pagar en verano vencimientos de deuda.

Por otro lado, Tsipras se congratuló de que en las negociaciones su Gobierno pudiera defender la restauración de los convenios colectivos, uno de sus principales caballos de batalla, que, sin embargo, tan solo podrán restablecerse una vez finalice el programa de rescate.

Acerca de ProfesionalesHoy 15318 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy