Euskadi logra una rebaja del Cupo y que el Estado le devuelva 1.400 millones

Vitoria, 3 may (EFE).- El Gobierno Vasco ha alcanzado un acuerdo con el Ejecutivo central que fija el Cupo en 956 millones anuales, 192 menos que en 2016, y que supone la devolución a Euskadi por parte del Estado de 1.400 millones por los retrasos acumulados desde 2007.

Este acuerdo está relacionado con el pacto cerrado hoy por el PNV y el Gobierno de Mariano Rajoy para que los nacionalistas apoyen los Presupuestos Generales del Estado y que, además del Cupo, incluye temas como la “Y” ferroviaria vasca, las tarifas eléctricas en la industria y la mejora de la coordinación con la Ertzaintza.

El entendimiento sobre el Cupo -que pone fin a “diez años de desavenencias” en palabras del lehendakari, Iñigo Urkullu- se ha producido en un contexto muy similar al del último acuerdo sobre Ley Quinquenal sobre el Cupo, en 2007.

El Gobierno de España, liderado entonces por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, tampoco tenía mayoría absoluta en las Cortes Generales y el PNV condicionó su apoyo a los presupuestos a que se renovara la Ley del Cupo.

Desde entonces no ha sido posible reeditar la norma por las discrepancias en la fórmula para calcular el Cupo. El entendimiento ni siquiera se produjo cuando en 2011 -año en que tocaba renovar la ley- los socialistas coincidieron al frente tanto del Gobierno español como vasco.

La actual minoría parlamentaria del PP ha favorecido el acuerdo que anoche firmaron en Madrid el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, y el consejero vasco de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, sobre la liquidación del Cupo de los últimos diez años y la metodología para calcularlo a partir de ahora.

El Cupo es el dinero que el País Vasco paga al Estado por las competencias no transferidas, como Defensa, Asuntos Exteriores e infraestructuras como puertos y aeropuertos, y su cuantía se establece en leyes quinquenales. La última, la de 2007, estableció el Cupo en 1.525 millones anuales.

Hasta ahora el Gobierno Vasco ha defendido que desde 2011 había pagado 1.600 millones de más y que el Cupo debería rondar los 850 millones anuales. Esa estimación a la baja se justificaba en que desde 2011 Euskadi gestiona las políticas activas de empleo, cuyo coste se fija en el acuerdo presentado hoy en 344 millones.

Por su parte el Ejecutivo central incluyó en su proyecto de presupuestos del Estado para este año una previsión de ingresos por Cupo de 1.202 millones.

Finalmente el acuerdo establece en 956 millones el “Cupo provisional” que Euskadi aportará este año a las arcas del Estado -cantidad que será la referencia en adelante- y cifra en 1.400 millones el dinero que el Gobierno de España le devolverá por los atrasos.

Este reintegro se hará efectivo de forma creciente hasta 2021: un 10 % en 2017 y un 15 %, 20 %, 25 % y 30 % respectivamente en ejercicios posteriores. De esta manera, este año se restarán 140 millones del Cupo de 956 millones, con lo que finalmente Euskadi pagará 816.

El ministro ha elogiado la disposición del PNV al acuerdo y ha afirmado que la Ley del Cupo debía renovarse de forma inexcusable porque la actual prórroga ha sido “la más larga del Concierto Económico”.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha valorado la “estabilidad, inversión, crecimiento y empleo” que traerá el pacto a Euskadi y la “certidumbre” que aportará a las relaciones financieras con el Estado tras “un periodo de desavenencias que lastraba las relaciones bilaterales desde 2007”.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha considerado que el “clima de confianza” logrado con el PNV debería permitir en el futuro alcanzar nuevos acuerdos, mientras que el portavoz de Economía del PP de Euskadi, Antón Damborenea, ha confiado en que los nacionalistas catalanes vean el acuerdo “razonable”.

El PSE, socio del PNV en el Gobierno Vasco, ha contrapuesto “los órdagos y decisiones unilaterales” del pasado con la apuesta por el pacto, “la práctica política más eficaz y que mayor beneficio reporta a los ciudadanos”.

El acuerdo no ha gustado a EH Bildu, que entiende que un tema “clave” no debe abordarse entre dos partidos sino “con perspectiva de país”, ni a Podemos Euskadi, que acusa al PNV de “mercadear” y plantear la negociación “en términos partidistas y no de país”.

Acerca de ProfesionalesHoy 14573 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy