Bruselas mejora las previsiones de crecimiento y déficit para España en 2017

Bruselas, 11 may (EFE).- La Comisión Europea (CE) elevó cinco décimas su previsión de crecimiento para España en 2017, hasta el 2,8 %, y estimó que el déficit público se reducirá tres décimas más de lo previsto, hasta el 3,2 % del PIB, según sus previsiones macroeconómicas de primavera publicadas hoy.

Para 2018, el Ejecutivo comunitario también es más optimista que en febrero y prevé que la economía española crezca un 2,4 % y que el desvío presupuestario se estreche hasta el 2,6 %.

Estas previsiones suponen una clara mejoría con respecto a las emitidas el pasado febrero, cuando la CE estimó que el crecimiento de España sería del 2,3 % en 2017 y del 2,1 % en 2018, y que el déficit se situaría en el 3,5 % y 2,9 % del PIB, respectivamente.

De cumplirse los pronósticos de la Comisión, España conseguiría llevar su déficit por debajo de la cota del 3 % considerada excesiva en 2018, pese a que no alcanzaría los objetivos anuales fijados en el 3,1 % para este año y el 2,2 % para el próximo, tal y como asegura el Gobierno.

España saldría así de la lista de países con déficit excesivo después de haber recibido un año de prórroga para corregir su desvío y haberse librado de una multa en el verano de 2016.

Contrariamente a lo habitual, la Comisión es más optimista sobre el crecimiento español que el Gobierno, que estima que el PIB aumentará un 2,7 % este año.

“El crecimiento continúa sorprendiendo por el lado alcista, con un 0,8 % de aumento en el primer trimestre, lo que implica un mayor impulso del crecimiento de lo que anticipábamos en invierno”, dijo en una rueda de prensa el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, para explicar la revisión al alza.

El comisario destacó el aumento del consumo privado y de la inflación que, dijo, son “buenas noticias” y “tendrán un impacto por el lado fiscal”.

“Tenemos más confianza ahora que hace unos meses sobre los objetivos para 2018 y la salida del procedimiento por déficit excesivo. Cuando hay buenas noticias, hay buenas noticias y estoy muy feliz”, añadió Moscovici.

El comisario destacó la “relación constructiva” de la CE con el Gobierno español pese a que sus cifras “a veces no son las mismas”.

En su informe sobre el país, titulado “Crecimiento económico fuerte y equilibrado”, la Comisión señala que España está en su cuarto año de expansión, que crece por encima de la media de la eurozona, y que su actividad económica “sigue superando las expectativas”.

Subraya que el crecimiento español tiene una composición “más equilibrada” que antes de la crisis y que el principal motor seguirá siendo el consumo privado apoyado, además, por la aportación del sector exterior.

La CE espera que las exportaciones se aceleren en 2017 y se moderen en 2018 y que el comercio exterior haga “una contribución positiva” pese a que España reducirá su superávit por cuenta corriente en los dos próximos años, según sus estimaciones.

Este escenario positivo, unido a las medidas fiscales adoptadas por el Gobierno junto a los Presupuestos Generales prorrogados, relativas al impuesto de sociedades y las tasas al alcohol y al tabaco, permitirán la reducción de un déficit que ya cerró 2016 mejor de lo esperado (4,4 % del PIB).

Por el lado fiscal, los riesgos están relacionados con “la incertidumbre” sobre el impacto de estas medidas fiscales y con los pasivos contingentes (deuda), dice la CE.

Pero, en general, los riesgos para España aparecen en el frente exterior, ligados a la incertidumbre por las negociaciones del “brexit” y lo que ocurra en Estados Unidos con el Gobierno de Donald Trump, según fuentes comunitarias.

En el frente interno, de haber sorpresas serían positivas y llevarían a una revisión al alza, aseguran.

En el lado negativo, la CE es más pesimista que el Gobierno en sus expectativas de paro y deuda.

Bruselas prevé que el empleo crezca de manera “fuerte” aunque a un ritmo más moderado y que la tasa de paro caiga al 17,6 % este año y al 15,9 % el próximo, frente al 16,6 % que espera el Gobierno para 2017.

La deuda se reduciría al 99,2 % del PIB en 2017 y al 98,5 % en 2018, en comparación con el 98,8 % y 97,6 %, respectivamente, previstos por Madrid.

España tiene a la vista dos nuevas citas con Bruselas: la CE presentará en unos días sus recomendaciones específicas por país y su opinión sobre el plan de Estabilidad que el Gobierno español le remitió en abril, que se circunscribe al ámbito fiscal.

Acerca de ProfesionalesHoy 13506 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy