¡Que viene el lobo!  SII

Por Alberto Redondo, director de marketing de SERES para Iberia y Latam

El próximo 1 de julio entrará en vigor el Suministro Inmediato de Información (SII), el denominado IVA online, que será de uso obligatorio para más de 63.000 empresas españolas que, en su mayoría, desconocen cómo adaptarse sin traumas al SII y evitar sanciones por retrasos.

El SII afectará a las grandes empresas, grupos de IVA e inscritos en el régimen de devolución mensual, un colectivo que representa el 80% de la facturación total de los sujetos pasivos de IVA en España, que se deberán preparar para adoptar el nuevo modelo de IVA online, que implicará la reforma y adaptación de los mecanismos de facturación y gestión del IVA para cumplir con la obligación tributaria.

La realidad, a fecha de hoy, es que un porcentaje muy elevado de este colectivo desconoce el trasfondo de este cambio. No se trata sólo de generar un fichero con la información a la Agencia Tributaria, a semejanza de los modelos actuales de IVA, sino de un cambio que afecta a los procesos y la forma en la que las empresas trabajan con la facturación y la información necesaria para su gestión tributaria, y  muchos de estos datos no están en sus ERPs.

Los contribuyentes adscritos al sistema dispondrán de un plazo máximo de cuatro días desde la expedición o su contabilización en recepción, ocho durante 2017 o si hacen facturación por terceros, para enviar la información de los registros a la Agencia. En la actualidad, existe un piloto con la Agencia Tributaria en el que SERES participa y donde se espera afinar el proyecto. Paralelamente, ya se ha firmado el primer acuerdo de colaboración para el suministro electrónico de registros de facturación en representación por terceros, otorgado a SERES, que permitirá simplificar y hacer más eficiente la comunicación de tantos contribuyentes con las Agencia Tributaria.

Las empresas afectadas deberán remitir el detalle de registro de las facturas, no las facturas. Por lo tanto, deberán procesar en sus sistemas un volumen mucho mayor de información para remitir a la Agencia todos los campos obligatorios (registro, tipo de operación, contenido de la factura / factura simplificada y otros datos como la cuota deducible, periodo de deducción…).

Mucha tarea por hacer. El calendario avanza implacable y hay que prepararse para que no nos pille el toro.