De paraguas a balones, la explosión de la economía colaborativa en China

Shanghái (China), 20 may (EFE).- Compartir recursos gracias a las aplicaciones móviles se está convirtiendo en una forma de vida a la que recurren cada vez más personas en China, donde están naciendo centenares de empresas que ofrecen los más variopintos servicios compartidos.

Después de que ya se hayan generalizado los medios de transporte de alquiler por minutos (bicicletas, motocicletas y vehículos), intentan ahora introducirse en la rutina de los chinos otros productos más originales como balones de baloncesto, cargadores de teléfono móvil y hasta paraguas.

Datos oficiales divulgados esta semana indican que la economía compartida alcanzó en 2016 los 3,45 billones de yuanes (460.000 millones de euros, 500.000 millones de dólares) en China.

Molisan es la empresa creadora de los paraguas compartidos y según contó a Efe su creador, Shen Weiwei, lo que quieren es cambiar el concepto que los chinos tienen del paraguas como algo barato y de mala calidad, que compran en la calle cuando llueve y luego acumulan en casa.

Para ello han colocado máquinas en lugares estratégicos como las entradas de metro para que cuando llueva la gente pueda alquilar un paraguas. Este se desbloquea con un código QR y una aplicación de móvil y se devuelve cuando se termina de usar, pagando un precio muy bajo por su uso, 1 yuan por hasta doce horas (0,13 céntimos de euro).

“La idea surgió porque muchas veces llueve y la gente no suele llevar paraguas por lo que compran uno cualquiera. Al final en su casa pueden acumular muchos paraguas que no tienen buena calidad”, apunta.

En los últimos meses han realizado pruebas y tras el éxito han planeado instalar este mes un total de 150 máquinas en las ciudades de Cantón, Shenzhen, Fuzhou y Hangzhou.

En opinión de Shen, la economía colaborativa es “un modelo bueno” para generar menos desperdicios y es “buena para la protección del medio ambiente” y reducir la contaminación, tan presente en las grandes urbes chinas.

Según explica a Efe el profesor de Sociología de la universidad de Fudan en Shanghái, Wei Tian, la naturaleza de la economía colaborativa es “la redistribución de recursos para ahorrar costes y mejorar la eficiencia”.

“Ahora en China o en cualquier otro país los recursos no están distribuidos equitativamente entre los ciudadanos. La economía compartida proporciona una oportunidad para reasignar automáticamente estos recursos y para hacer un uso completo de los mismos”, apunta.

Si Molisan tiene éxito con los paraguas de alquiler, es muy probable que se produzca lo que ha pasado con las bicicletas. Se multiplicarán las compañías similares que copiarán el modelo de negocio.

Ahora, ciudades como Pekín y Shenzhen se han visto obligadas a limitar el número de bicicletas de alquiler temporal ante la invasión de estos vehículos en las aceras de los puntos más transitados.

Y es que con el boom de esta economía han nacido centenares de compañías emergentes (“start-ups”) que ofrecen distintos servicios que, cuando tienen éxito, son copiadas o adquiridas por grandes firmas tecnológicas, como se ha visto en el caso de las empresas de alquiler de cargadores de teléfonos.

Según un artículo publicado recientemente por el diario independiente South China Morning Post, en el que cita a la base de datos itjuzi.com, desde abril se han invertido por lo menos 160 millones de dólares en 11 compañías que ofrecen este servicio, creyendo que se convertirán en la próxima gran explosión, como lo han sido las bicicletas.

Empresas como Xiaodian Technology o Laidian Technology se dedican a instalar máquinas en las que hay baterías portátiles que el usuario toma en un punto y luego devuelve cuando acaba de utilizarlas a un precio de pocos céntimos la hora.

Laidian Technology planea instalar más de un millón de máquinas distribuidoras antes del final de año, de las 2.000 que tiene ahora.

Xiaodian, surgida este año, anunció hace unos días que ha conseguido 350 millones de yuanes (unos 51 millones de dólares) para su financiación de empresas como Tencent, el gran gigante tecnológico dueño de la aplicación de mensajería más popular de China, Wechat.

Según algunos analistas citados por el periódico, podría estar produciéndose una “burbuja” en torno a la economía compartida, ya que no creen que la demanda existente justifique la tremenda inversión de capitales.

Aún así, las proyecciones gubernamentales son alentadoras y apuntan que la economía compartida contribuirá al 10 % de la producción económica de China para 2020, frente a casi el 3 % que supuso en 2015.

Paula Escalada Medrano

Acerca de ProfesionalesHoy 16794 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy