La UE acuerda un nuevo mecanismo para resolver las disputas por doble imposición

Bruselas, 23 may (EFE).- Los países de la Unión Europea (UE) llegaron hoy a un acuerdo sobre un nuevo mecanismo para resolver los conflictos por doble imposición, un sistema vinculante en el que árbitros independientes dirimirán las disputas cuando dos países reclamen impuestos a un contribuyente por los mismos ingresos.

El objetivo es “eliminar las distorsiones económicas y las ineficiencias en las inversiones” transfronterizas, explicó el ministro de Finanzas de Malta, Edward Scicluna, cuyo país preside temporalmente el Consejo de la UE hasta el 30 de junio próximo.

Los ministros de Economía y Finanzas de los Veintiocho dieron luz verde al acuerdo en una reunión celebrada hoy en Bruselas, pero para que la medida entre en vigor, previsiblemente en 2019, aún debe recibir el visto bueno del Parlamento Europeo.

Scicluna subrayó que la nueva normativa permitirá resolver disputas en “plazos razonables”, al tiempo que establece “mecanismos de arbitraje obligatorios y vinculantes”, algo que Bruselas consideraba fundamental para atajar la falta de eficacia del sistema de arbitraje actual.

El hecho de que los Estados miembros puedan cobrar impuestos dos veces sobre los mismos ingresos o capitales “puede generar serios obstáculos” en los negocios entre países, al crear una carga impositiva excesiva, ser susceptible de causar distorsiones económicas y tener un impacto negativo sobre los ingresos transfronterizos, explicó el Consejo.

La nueva normativa prevé un “procedimiento de acuerdo mutuo” que se iniciaría por el pagador de los impuestos, bajo el cual los países pueden alcanzar un acuerdo en el plazo de dos años.

Si eso falla, se aplicaría un procedimiento de arbitraje para resolver la disputa en un plazo determinado y para ello se nombraría un tribunal compuesto por tres árbitros independientes, junto a dos expertos de cada país en disputa.

El compromiso logrado por el Consejo establece que el mecanismo cubrirá un “amplio abanico” de disputas del que podrán excluirse, caso por caso, las que no sean estrictamente de doble imposición.

Asimismo, con el fin de garantizar la independencia de los árbitros, los países pactaron que estos no podrán ser empleados de compañías de asesoría fiscal o haber proporcionado estos servicios de forma profesional, en tanto que el presidente del panel deberá ser un juez.

También hubo consenso sobre la posibilidad de establecer una estructura permanente para abordar los casos de resolución de disputas si los Estados acuerdan hacerlo así.

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario para el Euro, Valdis Dombrovskis, valoró el “progreso” logrado en esa normativa, que se presentó hace solo siete meses, y subrayó que esta ayudará a eliminar los obstáculos a las inversiones entre países.

Por otra parte, los países debatieron sobre la propuesta para crear una Base Común Consolidada del Impuesto de Sociedades (BCCIS) en la UE, una propuesta políticamente delicada por entrar en el terreno de la armonización fiscal, tema especialmente sensible en países muy celosos de su autonomía en materia de impuestos como Irlanda y Luxemburgo.

El ministro de Finanzas luxemburgués, Pierre Gramegna, fue quién más reticencias expresó al respecto, subrayando que la UE es el actor internacional que tiene unas normas más estrictas en materia de control fiscal y que esto podría perjudicar su competitividad frente a otras jurisdicciones.

Asimismo, señaló el impacto que la medida podría tener sobre la economía de su país.

Varios estados quieren analizar por su cuenta este impacto económico antes de avanzar en una normativa cuya negociación está llamada a durar meses.

España, sin embargo, figura entre los países favorables a la normativa, indicó el ministro de Economía, Luis de Guindos, al término de la reunión.

Para España, la medida es fundamental para eliminar las divergencias en el ámbito del impuesto de sociedades, para favorecer la transparencia sobre el trato fiscal que reciben las empresas y para lanzar una “señal positiva” sobre el proceso de integración económica.

“No va a ser sencillo. Lo que tenemos que buscar es puntos de encuentro para hallar un mínimo común denominador a efectos de poder avanzar en el futuro”, dijo De Guindos.

Acerca de ProfesionalesHoy 14504 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy