El director de British Airways no dimitirá por el colapso operativo que afectó a 75.000 viajeros

Londres, 29 may (EFE).- El consejero delegado de British Airways (BA), el español Alex Cruz, no dimitirá y se centrará en cambio en investigar las causas del fallo informático global que el sábado causó la suspensión de sus vuelos, dejando en tierra a 75.000 clientes.

En una entrevista con la cadena pública británica BBC, el directivo descartó dejar su puesto, al que llegó en 2016 procedente de Vueling, y dijo que destinará sus esfuerzos a averiguar “por qué no entró en funcionamiento el sistema de apoyo” del principal sistema operativo.

BA, integrada en el grupo de aviación británico-español IAG, restableció hoy más del 95 % de su programa de vuelos, de modo que en el aeropuerto de Gatwick, al sur de Londres, operaron todas las rutas y en Heathrow, al oeste, despegaron los vuelos de larga distancia y un 90 % de los cortos.

En un comunicado, Cruz volvió a disculparse por el trastorno causado a esos 75.000 clientes que el sábado y el domingo no pudieron tomar sus vuelos e insistió en que el fallo informático, que inutilizó todas las comunicaciones internas, como el servicio telefónico, la facturación y la gestión de equipajes, se debió a “una sobrecarga del sistema eléctrico”.

La sobrecarga, cuya causa no se ha determinado, fue “tan potente” que incluso invalidó el sistema adicional de apoyo.

Esto resultó en una caída de todos los sistemas en 170 aeropuertos en 70 países, puesto que estas comunicaciones son “muy interdependientes y normalmente transmiten decenas de millones de mensajes al día entre diferentes partes de la aerolínea”, explicó.

Cruz señala en la nota que “aún no hay una imagen completa de lo sucedido”, que se investigará “de forma exhaustiva” cuando se restablezca totalmente el servicio.

La empresa hará “lo que sea necesario para que esto no vuelva a suceder”, asegura el directivo, que hasta hoy solo se había comunicado a través de vídeos en internet.

En declaraciones a Sky News, el consejero delegado insistió por otra parte en que el fallo no fue consecuencia de una reducción de costes, entre acusaciones del sindicato GMB de que “podría haberse evitado” si la compañía no hubiera subcontratado a India en 2016 numerosos empleos del departamento de informática.

“Ninguna de las partes implicadas en este evento concreto han sido parte de ningún tipo de subcontratación a un país extranjero”, aseguró al canal.

El portavoz del sindicato, Mick Rix, reveló hoy además que sus advertencias fueron ignoradas también por la entonces ministra del Interior, Theresa May, a quien se escribieron varias cartas avisando de los riesgos para la seguridad de deslocalizar los servicios.

Cruz también aseguró que el fallo, del cual se descarta que fuera un ciberataque, no ha puesto en riesgo ninguna información relativa a los viajeros.

BA ha enviado cartas a los usuarios explicando cómo tienen que presentar sus reclamaciones al amparo de la legislación comunitaria y se compromete a honrar “todas sus obligaciones” económica, asegura el consejero.

A raíz del incidente, British Airways afronta una alta factura por reclamaciones de usuarios, tanto por retrasos y cancelaciones como por el coste del alojamiento y la comida que está obligada a facilitar a los pasajeros perjudicados.

Además, deberá responder a las preguntas de los accionistas, que seguramente acusarán el impacto de este grave fallo informático en los resultados financieros semestrales que anunciará en julio el grupo IAG, en el que se integran también las españolas Iberia y Vueling y la irlandesa Aer Lingus.

Acerca de ProfesionalesHoy 16787 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy