Sogorb (CAM) admite discrepancias en las previsiones de beneficios de 2011

San Fernando de Henares (Madrid), 31 may (EFE).- El ex director general de Planificación y Control de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) Teófilo Sogorb, ha dicho hoy en el juicio contra ocho exdirectivos de la caja que las previsiones de beneficio para 2011 hechas por la propia entidad diferían de los presupuestos que se utilizaron para la fallida fusión con otras cajas.

A preguntas del fiscal, Sogorb ha explicado que la entidad redactó unos presupuestos con la información aportada por los distintos departamentos, que después eran contrastados con auditores internos y externos y con firmas como Boston Consulting o Analistas Financieros Internacionales (AFI).

De ahí que hubiera discrepancias entre esos documentos de trabajo y los que finalmente se aportaron al plan estratégico al que dio el visto bueno el Banco de España y que se emplearon en la fallida constitución de un SIP (sistema de protección de activos) con otras cajas.

Además, una vez intervenida la entidad, en julio de 2011, el FROB modificó sus criterios, por lo que “resultaba imposible conocer la imagen fiel de la entidad”.

Para la constitución del SIP, ha explicado, previamente a la firma del contrato era necesario que el Banco de España autorizara un plan estratégico de integración, “y así se hizo en este caso”, con las cuatro cajas.

En junio de 2010 se hizo llegar a la comisión ejecutiva del Banco de España ese plan estratégico, que fue aprobado por el organismo, que establecía planes de actuación con despidos, cierre de oficinas y otros puntos.

En ese plan estratégico se incluían los objetivos de la caja para 2011, con 218 millones de euros comprometidos como beneficio, aunque después se vio que si no se actuaba, dada la delicada situación económica del país, habría resultados negativos.

Cuando el fiscal Luis Rodríguez Sol le ha preguntado si en las reuniones previas a la constitución del SIP se llegaron a poner sobre la mesa los documentos que mostraban que la caja tendría unos resultados negativos de 400 millones de euros, Sogorb ha asegurado que él no lo presentó.

Sí ha explicado que Roberto López Abad y Dolores Amorós, ambos acusados en la causa, estaban al corriente de toda la información, el primero como director del Banco Base en ese momento y la segunda como directora general.

En el plan estratégico, ha indicado, figuran unos resultados y en las previsiones tendenciales, otros, siendo éstas últimas peores que las primeras, aunque en todo caso perfectamente conocidas por el grupo de trabajo del Banco Base.

Sogorb ha expresado la tranquilidad que proporcionaba contar con la presencia constante, “todos los meses del año” de los auditores externos de KPMG, que intervenían en la supervisión de la redacción de los estados financieros y de todo tipo de informes.

Acerca de las titulizaciones de activos, ha explicado que la caja encargó un peritaje externo realizado por KPMG Asesores para que evaluara si las opciones de las que disponía la caja podían ser dadas de baja del balance de resultados, una maniobra permitida por la normativa contable del Banco de España siempre que no afectara a las dotaciones de capital.

Sin embargo, una posterior revisión de la situación del primer semestre de 2011 puso de manifiesto “otras opciones”, desconocidas por el propio equipo de Sogorb, cuyo riesgo no habría sido trasferido y que infló las cuenta de resultados en 168,8 millones de euros.

Un “problema” que, ha dicho, comunicó a uno de los administradores del FROB que dirigieron la CAM tras su intervención, quien a su vez solicitó un informe específico que llevó a la “reexpresión” contable.

Cuestionado acerca de su papel al frente del departamento, ha asegurado que sólo el área de inversiones, liderado por el también acusado Francisco José Martínez, conocía que estas opciones no habían aparecido en la contabilidad, descartando cualquier responsabilidad directa sobre estas operaciones como sí le atribuye uno de los peritajes aportados a la causa.

“Yo no he ocultado nada al FROB”, ha insistido a la sala.

Asimismo, ha defendido la política de dotación de provisiones y ha recordado que, tras una circular del Banco de España que ampliaba el volumen de estos colchones, la CAM empleó un 90% de fondos genéricos para hacer frente a las nuevas exigencias, aunque hasta ese momento la dotación para provisiones se elevaba al 125 %.

Acerca de ProfesionalesHoy 14585 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy