Un consultor británico aconseja no apelar al miedo y al dinero en un referéndum

Bilbao, 3 jun (EFE).- El consultor británico responsable de las campañas del Partido Conservador en el referéndum de Escocia y el del “brexit”, Moray MacLennan, ha afirmado que “ni el miedo, ni el dinero son razones” para afrontar un referéndum sobre la independencia.

MacLennan, consejero delegado de la agencia de publicidad M&C Saatchi, ha analizado, en una entrevista con Efe, ambos referéndum en el Reino Unido y ha dado pautas para afrontar las consultas de carácter independentista.

El consultor británico, quien ha participado en el Festival “El Sol” de publicidad celebrado en Bilbao del 1 al 3 de junio con una conferencia sobre “Publicidad y política: El caso del Brexit y del referéndum de Escocia”, ha señalado que “lo importante en la campaña de un referéndum son los sentimientos y las emociones”.

MacLennan ha asegurado que, en el caso de los referéndums, y especialmente los que plantean la independencia de una parte del país, “lo difícil es conseguir que el no a la independencia sea algo positivo” para los ciudadanos.

Por ello, ha asegurado que para afrontarlos con éxito es necesario “no implicarte emocionalmente, ni dejarte llevar por tus prejuicios, y encontrar una razón que no sea ni el dinero, ni el miedo, para que la gente vote por lo que tú quieres”.

“Nunca ganas si planteas el referéndum para que la gente vote en contra de algo; ganas cuando consigues que la gente vote a favor de algo, por eso es muy importante cómo se hace la pregunta”, ha señalado.

Cuestionado sobre el caso planteado en España con el referéndum sobre la independencia en Cataluña, Moray MacLennan ha indicado que “al igual que en el caso escocés, el problema es cómo lanzar un mensaje emocional positivo a los catalanes para que quieran quedarse en España”.

MacLennan ha agregado que, en el caso de la consulta sobre la independencia de Escocia, fue difícil afrontar la campaña por la permanencia en el Reino Unido porque “para ganar el referéndum teníamos que conseguir que la gente dijese que no a la pregunta ‘quieres que Escocia sea un país independiente?'”.

En relación a la consulta sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, el responsable de la campaña del ex primer ministro David Cameron a favor del sí ha mantenido que fue “una campaña muy difícil porque no podías meter miedo a los británicos para que quisiesen quedarse en la UE”.

“El reto consistía en cómo hacer que los británicos se sintiesen emocionalmente de acuerdo con la parte positiva que tenía quedarse dentro de la UE ya que mucha gente veía que la permanencia era buena para el comercio y la economía, pero veía a la UE como algo poco democrático, muy burocrático y corrupto”, ha señalado.

En su opinión, una cuestión en la que los partidarios de la permanencia se equivocaron fue “en no darse cuenta de que la gente corriente no iba a votar a favor de la UE, sino en contra de la permanencia”.

“Y cuanto más personalidades, como Obama, el Papa, la Reina, los bancos, hablaban de lo malo que sería la salida, a la gente más ganas le entraba de salirse porque pensaban: ‘quedarnos va a ser bueno para ti, que tienes dinero, que tienes el poder, pero a mi me vas a dejar atrás'”.

Ha defendido que “el problema no estuvo en el mensaje que transmitieron los partidarios de la permanencia sino en la falta de comprensión de lo que los británicos tenían en mente” y en que el mensaje contra la permanencia “estuvo bien vendido”.

Acerca de ProfesionalesHoy 14079 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy