Gaza vive un pobre Ramadán, según sus comerciantes

Gaza, 4 jun (EFE).- La tienda del comerciante Mahmud el Helu, en el principal mercado del centro de Gaza, recibió el mes del ramadán como siempre, llena de especias, frutas secas, rosquillas, café y pepinillos, pero con muchos menos clientes por el creciente empobrecimiento de los ciudadanos de la Franja.

Sin embargo, el-Helu, de 24 años, se queja de que desde que comenzó el Ramadán hace una semana han venido muy pocos clientes a comprar los productos importados desde la India y Turquía que llenan las estanterías de la tienda que su abuelo abrió hace cuarenta años.

“Comparado con el último año y con los anteriores, el poder adquisitivo está muy bajo dada la mala situación económica actual, la peor de la que Gaza ha sido testigo”, dijo el-Helu a Efe, “en años anteriores he llegado a estar en la tienda con otros tres trabajadores vendiendo hasta la medianoche”.

La Franja de Gaza ha estado bajo bloqueo israelí después de que el movimiento islamista Hamás ganara las elecciones parlamentarias palestinas en enero de 2006.

Israel endureció ese bloqueo aun más después de que Hamás tomara el control violentamente en el verano de 2007.

Sin embargo, en 2010, debido a las críticas internacionales, Israel relajó el cerco a Gaza, donde el setenta por ciento de sus dos millones de habitantes dependen de la ayuda humanitaria para sobrevivir.

Las medidas israelíes y el cierre de los cruces han causado altas tasas de pobreza y desempleo.

El-Helu señala a Efe que este año solo tiene un empleado que trabaja hasta las nueve de la noche y que ha reducido la cantidad de pedidos de productos por miedo a no tener clientes que los compren.

Espera unas caídas en las ventas de un 30 % en total este año.

Durante los primeros cuatro días de Ramadán, las calles y comercios de la ciudad de Gaza, que solían estar repletas de consumidores y tráfico, estuvieron casi vacías.

Los comerciantes y los tenderos del centro creen que el principal causante de la difícil situación en la Franja de Gaza es el bloqueo israelí, en vigor desde hace diez años, que obstaculiza las oportunidades en el área.

Mientras, cree que las luchas internas y la división entre los gobernantes de Hamás en Gaza y el presidente palestino del partido al Fatah, Mahmud Abás, en Cisjordania, son los responsables de otras dificultades para la población, como la escasez de electricidad y el acceso a servicios médicos.

Hace dos meses, Abás y la Autoridad Nacional Palestina (ANP), decidieron recortar el treinta por ciento de los salarios a miles de trabajadores en la Franja.

La ANP ha estado pagando salarios enteros a unos 70.000 funcionarios y oficiales de seguridad desde que Hamás tomara el control en Gaza.

“La fuerte reducción de salarios de los trabajadores en Gaza ha influido negativamente en las ventas y el comercio”, cuenta a Efe Maher Taba’a, representante de información pública de la Oficina Comercial de Gaza.

Taba’a añade que estos salarios no solo mantienen a decenas de miles de familias, sino que también sostienen a grandes segmentos de la economía palestina en Gaza, señalando que la tasa de desempleo en la Franja alcanza más del cuarenta por ciento.

El-Helu explica que a la crisis eléctrica se añade la salarial y el deterioro de la situación económica y que “sus residentes son obligados, desde hace muchos años, a disponer de menos de la mitad de la electricidad de la que necesitan diariamente”.

Debido a la disputa económica y política entre los gobernantes de Hamás y la ANP, la central eléctrica de Gaza ha sido desconectada durante semanas provocando grandes trastornos en casas y hospitales, así como en el sistema de tratamiento de aguas residuales y desalación.

“La escasez de electricidad ha tenido un impacto realmente negativo en los negocios y la industria”, agrega Taba’a, quien exhorta a Hamás y Fatah a poner fin a sus disputas y divisiones para llegar una reconciliación real y resolver las dificultades de la vida diaria.

La tienda de el-Helu está especializada también en hacer y vender café molido, pero a veces no puede moler debido a la crisis eléctrica.

Para que su tienda funcione, el-Helu está obligado a suscribirse a una red alternativa de electricidad que provee de energía a varios comercios a través de un gran generador con un cargo adicional de 140 NIS (34.9 euros) por mes.

Acerca de ProfesionalesHoy 14859 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy