Santander planea una ampliación de capital de 5.000 millones para la compra del Popular

Madrid, 6 jun (EFE).- El Banco Santander prepara una ampliación de capital de 5.000 millones de euros para hacer frente a la posible compra del Banco Popular, cantidad que supera con creces los 1.334,6 millones de capitalización con los que ha cerrado hoy la sesión bursátil, según han confirmado a Efe fuentes financieras.

Por ello, la entidad que preside Ana Botín ofrecería una prima a los accionistas y reservaría una buena parte para asumir las cuantiosas provisiones que el Banco Popular necesita para sanear su exposición al ladrillo.

Las mismas fuentes han indicado que el Santander podría estar reservando fondos ante los posibles litigios de accionistas que acudieron a la macroampliación del verano de 2016, con la que el Popular captó 2.500 millones.

Con la operación, el Santander alcanzaría un volumen de activos próximo a los 471.000 millones de euros y arrebataría a Caixabank el liderazgo en España.

Ana Botín siempre admiró el negocio de pymes del Banco Popular y consideró que la compra de esa entidad podía ser una buena oportunidad para el Santander, según fuentes financieras.

De llegar a buen puerto, se trataría de la primera operación corporativa de Ana Botín desde su llegada a la presidencia del Banco Santander en 2014 y una apuesta por España, después de que Brasil y Reino Unido se convirtieran en los motores del grupo

El Banco Santander, junto a BBVA y Bankia, estaba interesado en el Popular, por lo que su apuesta por la entidad no sorprende al mercado.

Además, el grupo que preside Ana Botín cuenta con el respaldo de los inversores para llevar a cabo una ampliación de capital de este volumen, a pesar de que hace apenas dos años ya captó 7.500 millones.

A pesar de su exposición inmobiliaria, con más de 40.000 activos valorados en unos 38.000 millones por retasar, el negocio minorista del Popular, centrado en las pymes y en el que cuenta con una cota de mercado del 17 %, siempre ha sido muy valorado por el resto de sus competidores.

Cabe recordar que el negocio puramente bancario de Popular generaba hasta hace muy poco unos 1.000 millones de euros.

En el mercado se daba por hecho que solo una gran entidad española tenía capacidad de apostar fuerte por el Banco Popular dada su alta exposición al ladrillo y necesidad de provisiones.

No obstante, la compra por parte de una entidad española, aunque llevará aparejado ajustes de plantilla y sucursales, permitirá importantes sinergias y la generación de créditos fiscales que hagan más fácil la operación.

La entidad se encontraba limpiando su balance de activos poco estratégicos, y está preparando junto con KPMG un paquete de activos inmobiliarios de más de 1.500 millones de euros, según fuentes del mercado.

Hasta ahora, la entidad se ha deshecho de su filial Popular Servicios Financieros, vendido a Abanca el pasado 2 de mayo por 39 millones de euros, así como de su participación del 2,86 % en la sociedad de inversión inmobiliaria (socimi) Merlin Properties por 143,8 millones de euros, el 17 del mismo mes.

El pasado jueves anunció la venta a su socio Credit Mutuel del 48,98 % que mantenía en Targobank por 65 millones de euros, a lo que siguió, ayer mismo, la salida de la entidad francesa del consejo de administración del Popular, en el que posee cerca del 4 %, que podría haber vendido ya.

Esta misma tarde la agencia de medición de riesgos Moody’s ha rebajado la calificación a largo plazo de los depósitos y la deuda senior de la entidad hasta B2 y B3, respectivamente, desde Ba3 y B1, y mantiene la perspectiva en negativo.

Además, ha rebajado las calificaciones de la deuda subordinada y de las participaciones preferentes en un escalón hasta Caa2 y Ca, desde Caa1 y Caa3, respectivamente.

Acerca de ProfesionalesHoy 15340 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy